OR TESHUVA
  1. ¿Porque me encontró El Mesías Judío?
 

I
¿Porque me encontró Él Mesías Judío?

Alguna vez le han preguntado ¿Conoce a Jesús de Nazareth? Imagino que la respuesta ha sido positiva: SI, lo cual es una respuesta generalmente dicha por todos los que profesan de una o de otra manera su fe en “Jesús”, pero cuando se pregunta ¿Por qué sigue usted a Jesús quien a la misma vez es llamado por los cristianos El Mesías Judío que ya vino, porque seguirlo si es usted extranjero? Entonces nos encontramos ante una diversidad de respuestas, lo cual por cierto algunas de esas respuestas no encajan con la Palabra de Elohim/El Poderoso.  

Nuestra intención en esta investigación es traerle luz sobre la razón y la respuesta al porque usted conoce a Yeshúa El Mesías judío en el perdón de sus pecados y si el plan divino era que usted fuese “cristiano o mesianico” y que a partir de entender claramente con la Palabra de Di-s la razón por la que usted ha sido alcanzado por La Besoráh (Buena Nueva) (Evangelio) tenga un punto de partida para hacer una correcta y verdadera Teshuvah (retorno – arrepentimiento – conversión) y pueda retornar a sus raices hebreas y comprender si ese retorno a las raices hebreas es solo cuestión de regresar a las perspectivas y creencias de la iglesia del primer siglo, o de estudiar solamente las escrituras desde una perspectiva hebrea o según el pensamiento del medio oriente o regresar con plenitud a nuestra identidad israelita en todos los aspectos de vida.

El Diccionario Webster define que un cristiano es “una persona que se precia de creer en Jesús como el Cristo, o en la religión basada en la enseñanza de Jesús.”   Aunque éste es un buen punto de partida para entender porque soy cristiano, como muchas definiciones seculares, ésta de alguna manera, no alcanza a comunicar en realidad la verdad bíblica y no trae una respuesta concreta al porque sigo a un Mesías judío.   La palabra “cristiano” es utilizada tres veces en Los Escritos Nazarenos (llamados nuevo testamento) el cual fue traducido del griego, como lo vemos en Maaseh/Hechos 11:26; 26:28 y en Kefas Alef/1 Pedro 4:16.   

Sin embargo, hay algo que debemos aclarar, los Talmídin (Discípulos) de Yeshúa El Mesías fueron originalmente llamados “Netzarím” (Nazarenos) Maaseh/Hechos 24:5, y eran considerados una “secta” (elección, rama, partido, escuela) del judaísmo entre otras existentes en aquel entonces (Maaseh 5:17) (15:5) entonces un judío que reconocía en la persona de Yeshúa al Mesías era llamado “Netzarí” (Nazareno) ¿De dónde surgió el nombre “cristianos”? surgió en Antioquia de lengua griega, a todos los extranjeros que “seguían” esa fe en El Mesías Judío, que decían haber “hallado” al redentor de sus almas se les llamo “cristianos”  que correctamente en español es Mesiánicos pero debemos enfatizar que este nombre no les vino por parte del judaísmo, ni por revelación divina sino como UNA ACUSASION PAGANA, como un titulo despectivo pagano, por lo tanto cristiano o mesianico no puede ser el nombre para un talmid de Yeshúa que dice no querer nada con el paganismo greco-romano.   Entonces un extranjero no judío que cree en la persona de Yeshúa como El Mesías era calificado con un titulo de origen pagano "mesianico" en greco-español cristiano, por lo tanto los primeros discipulos jamas se consideraron cristiano ni mesianicos sino plenamente judíos.

Ahora podemos entender al Emisario Shaúl/Apóstol Pablo cuando nos dice en Maaseh/Hechos 26:5:

Los cuales también saben que yo desde el principio, si quieren testificarlo, conforme a la más rigurosa secta de NUESTRA RELIGIÓN  viví fariseo (Biblia Versión Reina Valera 1960)

Shaúl nos está explicando que el toda su vida había sido de la secta de los fariseos, pero ahora él está en la secta de los nazarenos, sin embargo su religión sigue siendo la misma, El judaísmo, él no se convirtió a otra religión ni se cambió de la que ya tenía, el solo se pasó de un grupo de escuela de enseñanza a otro grupo, pero dentro de la misma religión.   Esto es como si un cristiano bautista se saliera de su iglesia y se hiciera pentecostal, él no se cambió de religión, su religión sigue siendo el cristianismo, lo único que hizo fue cambiarse a otra forma de enseñanza e interpretación de las Escrituras a una escuela distinta.

Si leemos el Testimonio de Yohanán/Juan 1:41 en la Biblia Versión Reina Valera encontramos lo siguiente:

-  Este halló primero a su hermano Simón y le dijo: Hemos hallado al Mesías (Que traducido es: El Cristo)

En este verso podemos ver con claridad varias cosas, entre ellas, vemos la nota "que traducido es" lo que nos indica que Los Escritos Nazarenos (NT) originalmente fueron escritos en Hebreo y luego fueron traducidos al griego, y que cuando fue escrito en Hebreo no aparecía el termino Cristo sino Mashíaj/Ungido, al no existir el concepto de “ungimiento” entre los griegos buscaron una palabra cercana y se tradujo “Christos” el cual se translitera como “Cristo” cuyo significado es “el untado o embarrado” entonces correctamente en español en vez de haber puesto la palabra griega “Cristo” debieron haber puesto la traducción correcta “MESIAS”, ¿Por qué no lo hicieron? Bien, ¿Quién escribió la Reina Valera? Pues Cipriano de Valera y Casiodoro de Reina, y ¿Quiénes eran estos dos? ¿A qué se dedicaban? Eran Monjes Católicos, y lamentablemente anti—semitas.    (No por eso esta versión deja de contener la Palabra de Di-s).   

Lo mismo sucede con el nombre Pedro, el cual es griego, que correctamente en Hebreo es Kefas y su traducción correcta al español es Cefas tal como lo vemos en el verso 42 de Juan 1, bien entonces con esta aclaración entendemos que en Maaseh/Hechos 11:36, los extranjeros convertidos a la fe en El Mesías Judío eran llamados en griego “cristianos”, si de Cristo: Cristianos, de Mesías: Mesiánicos, cuya religión era El Judaísmo Nazareno.   Sin embargo, sigue en pie la pregunta ¿Qué hacían los extranjeros no judíos siguiendo a un Mesías Judío?

Cabe aclarar que el término “cristiano” fue originalmente utilizado por la gente no salva (o sea los no creyentes) en Antioquia como un tipo de apodo despectivo, para burlarse de los mesiánicos.    El nombre “cristiano” no les vino ni por disposición de divina, ni por mandamiento de Yeshúa ni por acuerdo apostólico sino como una acusación de los paganos de Roma.   El término cristiano entre los griegos originalmente acusaba: un traidor, un partidario o seguidor del Mesías Judío, perteneciente al partido de Cristo” (Historia del Cristianismo Primitivo).   Esta definición original: “Perteneciente al Partido de Cristo” nos traslada del concepto griego al concepto hebreo, dentro del concepto hebreo un “partido” era una “secta”, “elección” o “escuela” del judaísmo.   Así mismo identifica a los cristianos/mesiánicos como parte de una secta judía: “Los Netzarím/Nazarenos”.   

Lo cual identifica que la religión del siglo I de los primeros “cristianos/mesiánicos” era y debe ser: El Judaísmo.    Pero no un judaísmo muerto por la letra de la Ley sino un judaísmo vivo, renovado, por el Espíritu de la Ley.    Un judaísmo completo con Yeshúa, y el Judaísmo según Yeshúa.   ¿Por qué teníamos que comentar todo esto antes de entrar en tema? Porque debe quedarnos claro que Di-s, las Escrituras, Yeshúa, la salvación, los discípulos, El Espíritu Santo, etc., todo gira en torno a la fe hebrea y todo debe ser entendido dentro del concepto hebreo con sustento en la Toráh (La Ley de Di-s) fuera de ese contexto se cae o se ha caído en errores bien marcados.  Luego de esta aclaración entremos al tema que nos compete.

El Linaje de Abraham

Bien, entrando en tema partamos para entender la respuesta al porque soy israelita y no cristiano ni mesianico, sobre un verso pronunciado por todos los creyentes el cual se encuentra en Galatiyim/Gálatas 3:7

-  Por tanto sepan que los que se basan en la fe son hijos de Abraham (Biblia Versión Israelita Nazarena)

-  Entiendan pues que quienes toman el camino de la fe son hijos de Abraham (Biblia Versión Latinoamericana)

-  Reconoced,  pues que los que abrazan la fe, esos son los verdaderos hijos de Abraham (Biblia Versión Oro de Torres Amat)

Tened pues entendido que los que creen esos son los hijos de Abraham (Biblia Versión Nueva de Jerusalém)

En las diferentes versiones que hemos leído, hay algo que se nos deja en claro: Todos aquellos que abrazan la fe en El Mesías Judío lo hacen por una sola razón: SON HIJOS DE ABRAHAM.   ¿Quién es el padre de la fe?   Creo que todos conocemos aquel canto que dice: Padre Abraham tenía muchos hijos, muchos hijos tenía el padre Abraham, yo soy uno y tú también… en él se dice que somos hijos de Abraham, bueno luego de esa declaratoria en el canto, nos enfrentamos a algo contradictorio.   Cuando alguien nos pregunta ¿eres hijo de Abraham? La respuesta es clásica y conocida por todos, “Si pero soy hijo espiritual solo los judíos son legítimos”, esto es algo así como hijos de segunda, hijos fantasmas, hijos entre las sombras, pero ¿es esto así?

Pues veamos algo muy interesante, siempre ha habido una bendición o una maldición que tiene una línea generacional en la familia, en este caso la bendición de Abraham es pasada a su descendencia, ¿Cómo fue que Abraham conoció a El Eterno? El Eterno le hablo, le evangelizo, le hizo oír su voz (Galatiyim/Gálatas 3:8-9) la bendición del evangelio que le llego a Abraham también le llegaría a su descendencia, la cual de acuerdo a estos versos estaría entre las naciones, El Eterno igual y le dio una promesa; Él le dijo: cuenta las estrellas del cielo, así será tu descendencia.   Observe la palabra “descendencia” es decir hijos de carne y hueso, no hijos espirituales, ni fantasmas que aparecieron por ahí (Bereshit/Génesis 15:5).   La pregunta es ¿usted cree que los 14 millones de judíos en el mundo son el cumplimiento de la promesa dada por Di-s contra los 6 mil millones de habitantes en la tierra?, no más los chinos son 1,300 millones. 

Una de dos o la Biblia miente o estos descendientes de Abraham existen en alguna parte ¿pero dónde están?   Vayamos al Sefer Neviím – Libro de Profetas en Yermiyahu/Jeremías 16:9-15.   Al dar lectura encontramos los siguientes eventos:

a) Di-s haría cesar el gozo de todo Israel, la gloria del Templo, a causa de los pecados de los padres (verso 9-12)

b) El Eterno a causa del pecado y como castigo esparciría a la descendencia de Abraham “en todas las naciones existentes y por haber” y ahí servirían a dioses extraños, lo cual nos habla de que en algunos casos perderían toda su identidad israelita, todo el conocimiento acerca de Di-s, y de su sagrada ley (verso 13)

c) El Santo Bendito Es Su Nombre, hace un juramento, el de restaurar de nuevo y recuperar a toda la descendencia de Abraham, la cual forma a Israel con sus doce tribus y hacerlas retornar a su tierra (verso 16:14), cosa que aún no ha sucedido pues hasta hoy plenamente solo dos tribus están en Israel: Judá y Benjamín y unos que otros de Leví.

Está maldi-bendición tiene un doble propósito: 

1.- El Eterno “camuflajeo” a su pueblo con una razón muy importante, ¿sabe porque?, Israel ha sido el pueblo más odiado sobre la tierra, prueba de ello la guerra que acaba de pasar, si habiendo unos pocos conocidos ahí, la tierra se escandaliza contra ellos, ejemplo tenemos en los crímenes nazis cometidos contra ellos, se imagina si todos estuvieran ahí, pues esa fue la razón por la que Di-s tuvo que intervenir para que preservara a su pueblo para los tiempos finales.

2.- Traer bendición por medio de esa descendencia dispersa a todas las naciones de la tierra.

Él lo único que va a ser es soplar para que surja toda esa descendencia de aquellos dispersos entre las naciones a causa del pecado de sus padres, reconciliados por medio del sacrificio de Yeshúa. (Zekharyah/Zacarías 10:6-12).   Ahora ¿Cómo los hará volver?   Tenemos que recordar que esta descendencia dispersa lo está a causa de la desobediencia de sus padres, su falta de apego a la Ley Divina (Toráh), lo cual es pecado (Yohanán Alef/1 Juan 3:4) trajo como consecuencia el destierro, la dispersión e incluso el divorcio de 10 tribus dispersas (2 Crónicas 7:19-21).  

La forma de cómo retornarían (del hebreo Teshuvah: Retornar/Arrepentirse) esta descrito en los siguientes versos.   Leamos en el Sefer Neviím/Libro de Profetas muy tranquilamente el verso 16 de Yermiyahu 15:

He aquí yo envío muchos pescadores dice YAHWÉH y los pescarán y después enviaré muchos cazadores y los cazaran por todo monte y por todo collado y por las cavernas y los peñascos.

De dos formas, El Eterno haría resurgir a Su Pueblo:

ENVIARE CAZADORES QUE LOS CAZARAN: Esto le ha acontecido a la Casa de Judáh, que ha estado fiel a lado del Padre, ha sido “perseguido” “ensangrentado”, su fidelidad a Di-s como la de Di-s a ellos ha provocado el disgusto de las naciones.   ENVIARE PESCADORES QUE LOS PESCARAN ¿no le recuerda esto algo?  La casa de Israel sería pescada como peces (gente) en la mar (naciones), con un buen anzuelo (la Besoráh/buena nueva/evangelio).  

Estimado lector, nadie puede entender las palabras del Rabí Yeshúa, ni sus enseñanzas, ni sus parábolas a menos que no conozca a los profetas y a la Toráh bendita de YHWH.   El profeta aquí está refiriéndose a la predicación de las nuevas de salvación para la descendencia de Israel que será redimida de esas tribus dispersas.   Yeshúa al llamar a sus primeros Sheliajim/Emisarios les dijo:

Y les dijo: Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres (Testimonio de Matityahu/Mateo 4:19) (Testimonio de Marqos 1:17) (Biblia Versión Reina Valera 1960)

-  Pero Yeshúa dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. (Testimonio de Uri/Lucas 5:10b)

Con estas palabras Yeshúa estaba dando a entender a esos hombres judíos los cuales entendían perfectamente el lenguaje de los profetas y la Toráh, que había llegado el momento de ir en busca de las ovejas dispersas, perdidas sin identidad israelita, asimiladas por el mundo, de la Casa de Israel (Matityahu 10:6) (15:24)

Desde aquí creo yo ya nos queda más que claro que la razón por la cual estamos siguiendo usted y yo a un Mesías judío, es porque somos la descendencia de esas tribus que se apartaron que encontrándonos en pecado se nos dio la oportunidad de retornar a nuestro Di-s pero no solo a nuestro Di-s (lo cual ha sucedido por medio del protestantismo) sino que también a nuestro pueblo Israel (lo cual está sucediendo por medio del Mesianismo).    Esa es la razón por la cual cuando el Mensajero Celestial le da a Myriam/María el nombre del Mesías le añade: “Porque el salvará a SU pueblo de su pecado”.  

El no vino a salvar a “el mundo” como se ha dicho a causa del mal entendimiento de las Escrituras y de la mala interpretación, El vino “a buscar y a salvar lo que se había perdido”, y esto es un hebraísmo, una referencia a “la descendencia de las 10 tribus dispersas que volverían” como veremos más adelante. (Sefer Neviím/Libro de Profetas: Yejezqel/Ezequiel 34:11-14)

La Promesa a Abraham

Bien, vayamos a la Promesa dada a Abraham en el Sefer Toráh (Libro de Instrucción) Bereshit/Génesis 17:1-6, aquí está la promesa:

Cuando Abram tenía noventa y nueve años, YHWH se le apareció y le dijo: “Yo soy 'El- Shaday el Poderoso Omnipotente. Camina en mis caminos y sé sin tacha.    Yo estableceré mi alianza entre tú y yo, y te haré extremadamente numeroso”.    Abram se tiró sobre su rostro; y Elohim le dijo además: “En cuanto a mí, este es mi alianza contigo: Tú serás el padre de una multitud de naciones.  Y no te llamarás más Abram Padre Exaltado, sino que te llamarás Abraham Padre de Muchos, porque yo te hago el padre de una multitud de naciones.   Te haré extremadamente fértil, y haré naciones de ti; y reyes saldrán de ti.    Mantendré mi alianza contigo y con tu linaje por venir, como una alianza eterna a través de las edades, de ser un Elohim para ti y para tu linaje venidero. (Biblia Versión Israelita Nazarena)

Ahora vayamos a Maaseh/Hechos 9:10-15 observando el verso 15 en la Biblia Versión Reina Valera 1960:

Y El Señ-r le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles y de reyes y de los hijos de Israel.

En esta versión todo parece indicar que hay una separación entre los aquí llamados “gentiles” y los llamados “reyes” y “los hijos de Israel”.    Tal vez la mentalidad de los editores de esta versión y su idea de que Israel es una cosa y los gentiles otra les hizo modificar el verso tal cual originalmente se encuentra.  

Vayamos al griego y leamos desde ahí:

-    ειπεν δε προς αυτον ο κυριος πορευου οτι σκευος  εκλογης  εστιν μοι ουτος του βαστασαι το ονομα μουενωπιον [των] εθνων τε και βασιλεων υιων τε ισραηλ

Si lo traducimos directo del griego lo leeríamos así en nuestras biblias en español:

Y le dijo El Maestro, hacia el estés yendo en camino, porque este es mi vaso de selección, para que levante mi nombre, llevándolo a vista de las naciones como también de reyes, ambos hijos de Israel.

“aquí hay gato encerrado”, ahora bien tenemos una traducción que no nos ayuda mucho, los traductores sin querer queriendo no por malicia, simplemente filtraron sus doctrinas al imprimir las revisiones de la Escritura, en su mente ellos no concebían a los gentiles y reyes como hijos de Israel, ahí vemos un “y” en griego es “τε” y se debe traducir como “ambos” de acuerdo con el diccionario bíblico VINE en español del NT.

NACIONES Y REYES AMBOS HIJOS DE ISRAEL, no le recuerda la promesa hecha a Abraham: HARE NACIONES DE TI Y REYES SALDRAN DE TI.   Esto quiere decir en consecuencia que hay naciones, hay reyes, que vienen trayendo el linaje de Abraham pero que están desconectados de su identidad hebrea/israelita y viven de modo diferente, las razones pueden ser muchas como veremos en esta investigación bíblica, pero por mas malabarismos que se hagan estas naciones con sus reyes son llamados tanto en el Tanak (Torah/Ley, Neviím/Profetas y Ketuvim/Escritos) (AT) como en los Ketuvim Netzarím (Escritos Nazarenos) (NT) HIJOS DE ISRAEL, en consecuencia Hijos de Abraham, HEREDEROS SEGÚN LA PROMESA.

Shaúl/Pablo entonces había de ir a las naciones a predicarles a todos aquellos que son la descendencia de Abraham que en Yeshúa los pecados de sus padres por los cuales fueron separados, dispersados, divorciados, pueden ser perdonados y ahora retornar al Padre por medio de la gracia manifiesta en Yeshúa para vivir en obediencia a su Ley.   Estas son las buenas nuevas, hay perdón de pecados, hay salvación, hay vuelta a casa, para “los hijos de Israel” que habían sido dispersados.      Bueno si usted es como Tomas y todavía no le cuadra el entender que usted está siguiendo al Mesías judío porque “ES” hijo de Abraham y en consecuencia pertenece a la Casa de Israel dispersa y eso le hace israelita vayamos a Maaseh/Hechos 26:1-8 enfatizando los versos 6 al 8:

-  …Pero hoy estoy aquí a causa de la esperanza de la promesa que Di-s hizo a nuestros padres y soy juzgado, porque nuestras doce tribus esperan llegar a esta esperanza a través de diligentes oraciones de día y de noche.  A causa de esta esperanza, oh rey Agripa, soy acusado por los judíos. ¿Por qué consideran ustedes que no es propio creer que Di-s resucite a los muertos?

Cuatro cosas se destacan aquí:

a) Es llamado a juicio a causa de una esperanza que procede de una promesa

b)  Esperanza que reúne a las doce tribus de Israel

c)  Es acusado a razón de decir que esa esperanza se estaba cumpliendo en la persona de Yeshúa, cosa que algunos judíos no podían aceptar pues solo El Mesías al venir reuniría a las doce tribus de nuevo.

d) Esa esperanza tiene que ver con una promesa divina de resucitar a los muertos.

¿Ahora estaban las doce tribus cuando él dijo eso? No, los asirios las llevaron en el 722 antes de que viniera el Mesías Ben Yosef, otras se dispersaron a otras partes y fundaron naciones, ahora veamos la pregunta de Hechos 26:8, ¿a qué muertos se refiere? Nuevamente aquí, no podemos entender a Shaúl/Pablo a menos que no conozcamos a los profetas y la Toráh.   El aquí no está más que refiriéndose a la profecía de Yejezqel/Ezequiel 37:1-14, sé que alrededor del mundo El Eterno está soplando, haciendo volver a casa a muchos de ustedes haciéndoles entender su verdadera identidad y por qué siguieron la voz del Mesías Judío.   Amados, Shaúl/Pablo no estaba predicando una nueva religión, votando al judaísmo, sino estaba cumpliendo su misión, ir y traer de vuelta a las tribus de Israel y reinsertarlas de nuevo a Israel.    Esta es la visión de Di-s, esta es la verdadera visión divina y no ninguna otra que lo único que hace es alejar a las ovejas de Israel de su verdadera identidad y llevarlas al paganismo y la mundanalidad buscando solo de las ovejas beneficios materiales (Sefer Neviím/Libro de Profetas: Yejezqel/Ezequiel 34:1-10) 

Veamos con las Escrituras, que no somos “hijos espirituales de Abraham” sino reales, vivos, de sangre, y que somos la descendencia de los tiempos finales que heredara las promesas, el propósito de Di-s al escoger a Abraham, confirmar a Isaac y luego las doce tribus de Israel, es el plan de redención de la humanidad entera para que todo vuelva a su forma original.

 A buscar y a salvar lo que se había perdido

¿Por qué vino Yeshúa? Si yo le hago esta pregunta a 10 personas, las 10 me darán diversas razones: “que Di-s lo envío por amor al mundo”, “que vino a dar su vida para salvarnos” etc., pero cuál es la respuesta bíblica y fundamental para esta pregunta, la misma se encuentra en el Testimonio de Matityahu/Mateo 1:21 como ya hemos visto.    Analicemos ahora en El Sefer Toráh/Libro de Instrucción en Devarim/Deuteronomio 4:23-31, el antisemitismo religiosos nos enseña que los judíos han sido perseguidos y dispersados por causa de rechazar a Yeshúa como El Mesías, pero ahora pregunto ¿y sus persecuciones pasadas? ¿Por qué fueron?

Entonces es una mentira que los judíos estén padeciendo por haber rechazado al Mesías, seamos como Rut la Moabita, analicemos bien antes de hablar.   Muchos de nosotros pensamos que judíos y cristianos somos tan diferentes cuando en realidad somos tan parecidos, amados la redención para el mundo fue esparcida entre las doce tribus de Israel y a cada uno le fue dada una pieza, esto lo vemos en Hitgalút/Apocalipsis en la Jerusalén Celestial que descenderá del cielo.

¿Qué no dicen los cristianos que entraran a esa ciudad? Y ¿Quiénes dice la Escritura que entraran a esa ciudad? Revelación 21:9-27, cada uno tiene una piedra, y solo las doce piedras juntas hacen el pectoral del Sumo-Cohanim, Servidor Mayor del Templo, lo cual representa a Israel y a la humanidad.   Elohim/El Poderoso escogió a Israel para entregar al mundo: Su Ley, al Mesías, Un modelo a seguir, etc., el pueblo cristiano no debiera tener otro concepto más que el judaísmo, ser parte del mismo, sus raíces son judías, hace más de dos mil años 9 de cada 10 discípulos era judío.  

Entendamos ahora como Di-s lleva a cabo su plan de redención del mundo entero incluyendo a los no descendientes de Abraham, observemos en El Sefer Ketuvim/Libro de los Escritos en Melajim Alef/1 Reyes 11:11-13 aquí se decreta el castigo a Salomón por su desobediencia a la Toráh (pecado), se levantan varios enemigos uno de ellos Jeroboam, que significa “multiplicarse como langostas”, Jeroboam estaba a cargo de la casa de José es decir “Efraín y Manasés” su descendencia, los que habían sido adoptados, nacidos egipcios (versos 26-28), en los versos 29-39 dice que sale un profeta con un Talith y profetiza la división del Reino de Israel en dos Israel uno compuesto por Judá y Benjamín siendo la tribu mayoritaria “Judá” de ahí el nombre judíos, el otro Israel compuesto por todas las demás tribus siendo la mayoritaria la  casa de Efraín (nombre con que se identificaba a la casa de José a razón de que Manasés era minoría de gente), Israel se divide en el 970 antes de Mesías.

El llamado a Jeroboam con las diez tribus que le serían dejadas era a mantener su fidelidad a Di-s, pero sucedió todo lo contrario lo cual nos está narrado en Melajim Alef/1 Reyes 12:1-19 y lo profetizado sucedió:

-   Así se apartó Israel de la Casa de David hasta hoy

Sin embargo Judá se volvió a Di-s la Casa de David hizo Teshuvah (retorno/arrepentimiento) y recupero su postura, pero la Casa de Israel también llamada Efraín (10 tribus de las cuales Efraín era mayoría) no lo hizo sino que se pervirtió y paganizo todavía más apartándose de su Di-s (Melajim Alef/1 Reyes 12:20-33) de esto es lo que se habla en Sefer Neviím/Libro de Profetas en Óseas 5:3, 8:8, 7:8.    Di-s reprende a Jeroboam y a las 10 tribus pero estos no se volvieron de su mal camino (Melajim Alef/1 Reyes 13:1-34).   En consecuencia la Casa de Jeroboam desapareció y las 10 tribus fueron dispersadas como estaba Escrito, pero El Eterno promete su restauración (Óseas 1:1-10) pues son la descendencia de Abraham (Devarim/Deuteronomio 30:4-5) (Yermiyahu/Jeremías 31:35-36).    

Si vemos, la mayor de las veces Di-s repite a Abraham, Isaac y Jacob que serían: una multitud de pueblos, (Bereshit/Génesis 35:11) cuando sacamos las naciones podemos observar lo siguiente:

-  Roma es la descendencia de Esaú, por algo ha perseguido a los judíos,

-  Cuando sacamos al pueblo asiático este pueblo se formó poco después del diluvio, india, china, África,

-   Los países árabes la descendencia de Ismael,

Podemos ahora ver el panorama claro, que las demás naciones no son más que el resultado de la dispersión y la mezcla de las 10 tribus de Israel las cuales forman “el conjunto de reyes y naciones que saldrían de la sementera de Abraham.   El Eterno dijo: yo te esparciré hasta las costas más lejanas, y esta maldi-bendición, era el plan de Di-s, para la redención del mundo, este conjunto de naciones, en el siglo octavo el reino de siria vino y conquisto a Israel este reino de 10 tribus fueron asimiladas y llevadas a distintas partes del mundo, y con esa dispersión surgen nuevas naciones y reyes, prueba de ello: Inglaterra, España, etc.   

Es aquí donde comienza la promesa de “reyes y naciones saldrán de ti”, las 10 tribus denominadas “la casa de Israel o la casa de Efraín” ya estaba aquí multiplicándose, mezclándose, no se puede decir que tal nación desprenda de cierta tribu, sin embargo cuando vemos ciertas cosas por ejemplo Zabulón con sus barcos, ¿qué nación ha conquistado al mundo con sus barcos? Inglaterra, luego tenemos a Francia con su música y su poesía (Deuteronomio 33:229), que cuando vemos la bendición dada a las doce tribus podemos identificar a Francia con la tribu de Dan, y que decir de la tribu de Neftalí a quien ya de antemano le habían dado por posesión el occidente (Deuteronomio 33:23) por lo que quizás ahí entremos nosotros los americanos.

Di-s tomo del polvo de la tierra y formo al hombre, la arena del mar representa eso, físicamente Israel será como la arena del mar que al final de los tiempos resucitará sin embargo saber que somos de la descendencia de Abraham no asegura la vida eterna, sino lo que cada uno decida (Daniel 12:2).   En el verso 3: nos dice “los entendidos”, aquellos que pueden ver claramente, y les pueda amanecer y resplandecer la salvación en Yeshúa.   Las palabras de Yeshúa ahora se hacen claras en El Testimonio de Uri/Lucas 19:10:

-  Porque el hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido

Y que se había perdido, La Casa de Israel, las 10 tribus dispersas en las naciones (Óseas 13:8-9) sin Yeshúa esos dispersos con todo y ascendencia hebrea están perdidos e irán a perdición eterno, están muertos en sus pecados, por ellos vino Yeshúa y a ello mando a sus discípulos (Testimonio de Matityahu/Mateo 15:24) (10:6)

Vayamos ahora al Testimonio de Yohanán/ Juan 11:49-52 en este verso se da la declaración enfática de la razón por la que El Mesías debía morir, recuerdo haber hablado de Caifás “como del asesino de Cristo” sin embargo cuando pude ver claramente me di cuenta de que Caifás sabía lo que estaba haciendo, sabía que Yeshúa era El Mesías y que tenía que ser El Mesías Sufriente, pero Él sabía que debía padecer para traer de vuelta a los dispersos de Israel a causa del pecado.  Observemos los versos 51 y 52:

-  Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el Sumo Sacerdote aquel año, profetizó que Yeshúa había de morir por la nación (Judáh: La Casa de David) y no solamente por la nación, sino también para CONGREGAR EN UNO A LOS HIJOS DE DI-S QUE ESTABAN DISPERSOS (Efraín: la casa de Israel).

Y estas son sus palabras en Yohanán/Juan 10:16 lo cual es la profecía de Yermiyahu/Jeremías 31:10 y Yejezqel/Ezequiel 37:15-28.   NIBREJU significa: congregar, juntar, recoger, reunir, en hebreo también se dice KEHILA, que se dice EKKLESIA en griego está formado por el prefijo "ek" que significa "fuera de" y la forma nominal "klesia" que se deriva del verbo "kaleo" cuyo significado es "llamar".   Etimológicamente, "iglesia" significa "los llamados fuera", lo cual tiene aplicación con las palabras proféticas de que la descendencia de dos casas de Israel serían llamada de la dispersión (Yeshayahu/Isaías 43:5-9) (Yoel/Joel  2:32) (Zekharyah/Zacarías 10:6-10)   Iglesia transliterado al español y Congregación correctamente en español, y esa congregación del Mashíaj no es solo Judá, tampoco significa el cristianismo pues este se considera algo distinto al pueblo judío, esta “congregación en uno” sino significa: “la unión de las doce tribus de Israel”, las 10 tribus dispersas reunidas en uno con el pueblo judío, la cual es la descendencia de Israel.   

Siempre hemos pensado que los judíos mataron a Yeshúa lo cual es contra la Escritura, la realidad es que Yeshúa murió para que tú puedas volver, no solamente Judá entrego a su Mesías y a su Rey sino que proveyó la puerta de entrada para que tú y yo podamos regresar.   Si el pueblo judío hubiese creído en su totalidad ya no hubiera oportunidad para nadie.   Mucho nos sorprendemos cuando un judío acepta a “Cristo”, lo sorprendente no es que los judíos crean en el Mesías pues ellos anhelan al Mesías, lo que debe sorprender es que un gentil un no judío siga a un Mesías judío. (Yohanán/Juan 11:54) pero como podemos ya darnos cuenta esto es en base a que somos los dispersos de Israel, gentilizados: asimilados y paganizados que junto con los gentiles tenemos que convertirnos y no Judá (el judaísmo ortodoxo y fiel a la Toráh) (Yermiyahu/Jeremías 31:7-18).

En el Testimonio de Uri/Lucas 15:11-32 encontramos una parábola a la que se le ha robado su mensaje esencial, como ya he mencionado, “no podemos entender las palabras del Rabí, sus enseñanzas y sus parábolas, a menos que no conozcamos la Toráh y los Profetas”.   La parábola del hijo prodigo no es otra cosa más que la vuelta de los Efraimitas, el Israel disperso, como lo demostraremos.

En el verso 11 dice:

-  También dijo: un hombre tenía dos hijos.. el hijo menor se fue a una provincia apartada y allí desperdicio sus bienes viviendo perdidamente (Biblia Versión Reina Valera 1960)

El Eterno tiene dos hijos: La Casa de Judáh (2 tribus) y la Casa de Efraín (10 tribus) que juntos hacen Su Pueblo Israel, esto lo vemos en Yermiyahu/Jeremías 3:6-25, notemos el verso 19, luego otro verso nos dice:

-  porque este mi hijo muerto era; se había perdido y es hallado…

Esto hace alusión a Yejezqel/Ezequiel 37:1-14 y Hoshea/Óseas 13:9.   Ahora observemos los versos siguientes del 25 al 29:

-   Y su hijo mayor estaba en el campo…y llamando a uno de los criados le pregunto que era aquello… él le dijo tu hermano ha vuelto… más el respondiendo dijo al Padre: He aquí tantos años que te sirvo no habiéndote desobedecido jamás y nunca me has dado un cabrito para gozarme con mis amigos…

¿Quién ha prevalecido junto al Padre? Veamos Óseas 11:12, La Casa de Judáh, los judíos ortodoxos fieles a La Toráh, ¿Quién no ha podido gozar de alegría y paz, sino del rechazo de las gentes y el desprecio de las naciones? Israel como nación la cual la constituyen hoy Judáh y Benjamín.    

Hoy cuando muchos cristianos redescubren que son “israelitas” no solo por la fe, sino por ser de la descendencia de Abraham y se vuelven hacia su hermano mayor Judáh, Judáh lo mira con celo y desprecio, pero esto es parte del Plan de Di-s al final por el testimonio de Efraín Judáh dirá: verdaderamente Yeshúa es El Mesías.    

Observemos con atención lo que dice el verso 30 de Lucas 15:

-  pero cuando vino este tu hijo que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro más gordo

Cuando hablamos de la gran ramera todos los teólogos concuerdan que es La Iglesia Católica Apostólica y Romana, pero quiero recordarles que esta ramera es madre de otras rameras, queramos aceptarlo o no las denominaciones cristianas nacieron del catolicismo, traen sus ideas, sus fiestas, sus doctrinas, prueba de ello el calendario que usamos (calendario romano y no hebreo), el día que adoramos (el domingo mitraista y no el sábado bíblico), las fiestas que celebramos entre ellas la pagana navidad, el año nuevo secular que celebra la llegada del dios Jano, el 14 de febrero llamado día del amor y la amistad que no es más que una fiesta pagana cristianizada, mezclas que el Eterno aborrece y no las fiestas bíblicas (2 Corintios 6:14-18) (Apocalipsis 18:4) es por eso que las denominaciones de hombres al igual que su madre la gran ramera se están prostituyendo y la casa de Israel se encuentra aturdida pues esta entre ellas quienes en vez de llevarles a la visión de Di-s: Retornar a su Identidad Israelita, le imputan las visiones de los hombres.     

La iglesia romana ha dado su cáliz de aturdimiento, la doctrina de la Iglesia católica ha prevalecido en el protestantismo, y no es del desconocimiento de nadie que en “esas rameras” todo es “mercadería”, “dinero”, etc., despojándose a los fieles de sus bienes.   Efraín tiene que liberarse de ello. (Hitgalút/Revelación 17:4) (Yejezqel/Ezequiel 23:30-35).    Si usted cree en Yeshúa es porque su identidad no es con Roma, sino con Jerusalén, así que comience por sacar fuera toda doctrina, cultura, tradición o costumbre que viene de ahí.   Si queremos que los judíos reconozcan a Yeshúa como El Mesías en vez de estarlos acusando de asesinos, usted y yo debemos recuperar nuestra identidad perdida, la identidad hebrea, y abrazar la Toráh, entonces veremos a ambas casas unirse y el Mesías vendrá.  

Mucho se ha oído que los judíos no creen en el Mesías, ahora la pregunta es ¿de dónde entonces nosotros conocemos al Mesías? ¿No de los judíos? Yeshúa dijo: La Salvación viene de los judíos.   Vamos al Testimonio de Yohanán/Juan 4:24, conocemos a Yeshúa como griego, romano, sino veamos las fotos y ese concepto tenemos de él.    Así como dibujan a Di-s.   La salvación no nos vino de Lutero y Calvino: nos vino de los judíos.     

Hay cinco cosas que no teníamos antes de conocer a Yeshúa y cinco cosas que tenemos después de conocerle según Efesios 2:11-22.

1) No teníamos al Di-s verdadero, el cual es El Di-s de Israel, ahora tenemos al Di-s verdadero.

2) No teníamos la Alianza de la Promesa la cual fue hecha con Israel, ahora tenemos la alianza por medio de Yeshúa.

3) No teníamos al Mesías, pues este solo era esperado por los judíos, mas vino y se dio por nosotros los dispersos que ya habíamos perdido toda nuestra identidad israelita, ahora es también nuestro Mesías.

4) No teníamos circuncisión pero ahora en El Mesías estamos circuncidados.

5) No tenías parte en Israel, pero ahora en El Mesías somos “Conciudadanos” (ciudadano legal) de Israel.

Si al leer esto, tu corazón late, puedes entender sin más dudas, es por una sola razón: Tú eres Efraín, tú eres hijo de Abraham, por tus venas corre sangre israelita, solo hace falta retomar tu identidad.  

Seamos hijos verdaderos de Abraham

Se dice en la tradición judía que Abraham, fue llamado dentro de una cultura idolatra y tenía su padre una tienda de ídolos, y un día tomo y rompió todos los ídolos, él dijo ¿Quién es Di-s? tal vez es la luna, pero viene el sol y se va, tal vez el sol, pero viene la luna y se va, ante toda esta interrogativa Abraham comienza la búsqueda de Di-s, dice la historia judía que el rompió los ídolos de la tienda, entonces entra su padre y al ver lo ídolos rotos le pregunta que había pasado, él contesta a su padre diciendo que uno de ellos, “aquel que está en la esquina con el palo lo hizo”, el padre contesta “ellos no hacen nada” entonces él les dice: ¿entonces porque los adoramos?.      

Así cuenta la tradición judía la conversión de Abraham y luego la revelación de Di-s.   Es algo igual hoy ¿Cómo podemos confrontar las tradiciones equivocadas que hemos aprendido?   Vayamos a Bereshit/Génesis 12:1-3.   Vete para ti, vete por tu propia cuenta, esto significa que tenemos que tomar decisiones entre seguir a Di-s a seguir a la costumbre.   Deberíamos meditar ahora las palabras de Yeshúa:

 si fueras hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais (Juan 8:39)

Y eso de que si fueras hijos de Abraham "las obras de Abraham harías" no es más que una referencia a la voluntad del Padre Celestial dada en Bereshit - El Principio - Génesis 18:19.   Ahora tenemos en mente la razón por la que somos cristianos: “porque somos de la descendencia de Abraham, el Israel disperso entre las naciones redimidos por la Sangre de Yeshúa” y si no la tenemos “entonces hemos sido aceptos en el amado”  esa es la mitad, ahora nos falta la otra mitad, hacer lo que nuestro padre Abraham hizo, el padre de la fe, ¿y qué fue lo que hizo? Escucho la voz de Di-s y guardo sus mandamientos, estatutos, preceptos y ordenanzas no para ser salvo, sino por cuanto ya era salvo por la fe (Bereshit/Génesis 26:5).   Guardar la Toráh o Ley que contiene los mandamientos de Di-s eso hizo Abraham, La ley de Di-s a nosotros los conversos nos ofrece dirección para no pecar  e instrucción de cómo agradar al Padre, pero no salvación del pecado, lo cual es solo a través del sacrificio de Yeshúa.   Tal vez ahora usted me saque Gálatas 3:10-11, solo me permito decirle “obras de la ley” o “la ley que fue añadida 400 años después” no se refieren para nada a La Toráh o La Ley que contiene los mandamientos de Di-s, son asuntos muy diferentes y difieren uno de otro.    “Obras de la Ley” se refiere a los dogmas y mandamientos que los hombres inventan o añaden a los mandamientos de Di-s.

“Obras de la Ley” y “La Toráh: Instrucciones o Mandamientos Divinos” son dos cosas opuestas en algunos casos entre sí, “obras de la ley” se refiere a la Ley Oral la cual está contenida en El Talmud (Reglamentación e Interpretación Rabínica).   El mismo Pablo que dice: “ya que por las obras de la ley nadie será justificado” en Romanos 3:20 es el mismo Pablo que dice: “Porque no son los oidores de la Ley los justos ante Di-s, sino los hacedores de la Ley serán justificados” en Romanos 2:13, lo cual demuestra que son dos cosas distintas.   El mismo Pablo que dice en Gálatas 3:11, que por la Ley ninguno se justifica ya que el justo vivirá por la fe” es el mismo Pablo que dice en Romanos 10:17, que la Fe es por el oír y el oír por la Palabra de Di-s, ¿y qué fue lo que escucho Abraham de Di-s? Su Sagrada Ley.   Por ello Jacobo (Santiago) nos dice: Que de que sirve tener fe sino se tiene obras (2:14) lo cual está en armonía con los dichos de Pablo: “por la fe anulamos la ley, en ninguna manera sino que confirmamos la ley” (Romanos 3:31).

Nuestro deber es obedecer la ley de Di-s, La Toráh que contiene sus mandamientos, Su Instrucción para nuestra vida. (Qohélet/Eclesiastés 12:13).   Pablo afirma de forma clara lo mismo (Qorintiyim Bet/2 Corintios 7:1) lo cual es una referencia a Vayiqrah/Levíticos 19 donde se habla sobre “Leyes de Santidad y Justicia” que más bien debería decir “Instrucciones de Santidad y Justicia”.   Esto es lo que el predicador de la Iglesia (Eclesiastés) dice, es lo que Pablo enseña y lo que El Eterno afirma: El Verdadero Temor a Di-s esta cuando guardamos sus mandamientos paso a paso, uno por uno, hasta conquistarlos todos.   Solo el pecador no tiene temor de Di-s y por ello vive carnalmente (Yohanán Alef/1 Juan 3:4)  

Es triste pero unos quieren guardar ciertos mandamientos y dar por abolidos otros, pero la Escritura nos enseña que son todos los mandamientos de Di-s lo que merecen nuestra atención (Jacobo – Santiago 2:10-11), practicando aquellos que están aplicables y a la perspectiva de aquellos que han sido puestos en pausa momentáneamente, decir conocer a Di-s y dar por invalidada su Toráh es la mentira más grande que en el que un hombre puede caer (Yohanán Alef/1 Juan 2:4-6)   El padre de todo mentira es el diablo (Yohanán/Juan 8:44), muchos se han ido detrás de la mentira por el hecho de que vieron la salida a un problema, a una enfermedad, a una necesidad, fueron “sanados”, “liberados”, “prosperados”, “cambiados”, no negamos que cuando el hombre se acerca a Di-s con sinceridad El Eterno responda al clamor del hombre, pero los milagros y las sanidades no son siempre prueba de que Di-s este obrando (Matityahu/Mateo 7:22-23) (Yermiyahu/Jeremías 6:13-16), Di-s nos ha dado Su palabra, y todo lo que nos dicen o predican bien debiéramos analizar para ver si estamos en la verdad pero si nos predican contra ella o tuercen la misma debiéramos pensar muy bien acerca del camino religioso que estamos transitando (Yohanán Alef/1 Juan 2:21) no sea que por amar la mentira y desechar la verdad hayamos sido cautivados por un poder engañoso, por el otro evangelio y por el otro Jesús que no es el Yeshúa de Nazareth (Romiyim/Romanos 1:25, 28) (Tesaloniqim Bet/2 Tesalonicenses 2:10-12) (Galatiyim/Gálatas 1:6-10) (Qorintiyim Bet/2 Corintios 11:3-4) (Devarim/Deuteronomio 13:1-5).   El no tener en cuenta la Ley Divina, es no tener en cuenta Su Palabra, es no tener en cuenta a Di-s, eso lo único que hace es hacernos caer en el poder seductor de la mentira.  

Recordemos que Yeshúa es la verdad (Testimonio de Yohanán/Juan 14:6) pero también La Toráh o Ley de Di-s es la verdad en la que Yeshúa pide que seamos santificados (Yohanán 17:17) (Tehilim/Salmos 119:86, 142, 151) (119:172), amemos la verdad y dejemos la mentira.   Di-s nos creó para ser a su imagen y semejanza, y nos entregó su Toráh/Ley/Instrucción divina para revelarnos Su personalidad.   “Pues nosotros somos hijos de Abraham”, el que hace las obras de Abraham es hijo de Abraham, así también el que hace las obras de Di-s es hijo de Di-s.      Todos conocemos como vino la caída, como vino el arca de Noé, etc., sin embargo hay una descendencia, que se viene preservando con un plan, Adán, su hijo Caín cae, pero viene su hijo Set, luego Noé, su hijo Sem, Di-s escoge a un hombre y lo evangeliza (Gálatas 3:8) ahora ¿cómo le evangelizo? Entregándole sus mandamientos (Génesis 26:4-5).

Amados esto es el evangelio, solo se nos ha dicho la mitad, el evangelio es el mismo (Ivrím/Hebreos 4:1-2) (Tehilim/Salmos 68:7-11) (Tehilim/Salmo 68:8-11) (Hechos 7:38) Yeshúa dijo “y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” veamos Salmo 119:43-45, mire el consejo paulino en 2 Timoteo 1:15; Es verdad que liberta esa palabra de verdad, es algo que los descendientes de los Israelitas dispersos desconocíamos.   Yeshúa dijo “Que sean santificados en Tu palabra ella es la verdad” ¿Y qué es la verdad? Según Yeshúa esa verdad santifica, ahora notemos el Salmo 119:142, 151, es La Toráh que contiene los mandamientos de Di-s la que santifica y no las reglas, mandamientos o dogmas de los hombres (Vayiqrah/Levíticos 20:8) (Devarim/Números 15:37-40) ¿ha cambiado esto? No para nada, mire las palabras de Yeshúa (Mateo 5:48) él nos manda a ser perfectos como el Padre lo es, ahora viene la pregunta ¿y cómo nos perfeccionamos? Vayamos a Salmos 18:30, 32, 19:7, 119:1.    Cualquier verso si no se entiende en un contexto desvía de la doctrina, un texto sacado de contexto es un pretexto, pero si la Biblia se interpreta por sí misma es clara como el agua y vivifica el Espíritu.   Evangelio no es solo el saber que Yeshúa vino para salvarnos, a nosotros los dispersos de Israel y a los no israelitas, sino también, es volvernos en obediencia a la voluntad del Padre, a su sagrada Ley.

 
  Hoy habia 3 visitantes (43 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=