OR TESHUVA
  1. Llamados a la Teshuva
 

I
Llamados a la Teshuva

La palabra Teshuvá (mal traducida como arrepentimiento) significa correctamente “retornarse” e  indica regreso, regreso del judío apartado de la Toráh y su reconexión con Su Eloha (Di-s/Poderoso), así también significa “conversión” la conversión del no judío y su conexión con El Eloha de Israel, sin embargo en ambos casos ya sea como retorno del judío apartado como la conversón del no judío, la Teshuva nos habla de que  el pecador vuelve a su situación del pasado, en el lenguaje del Tania (Libro de ética religiosa judía), se dice de la Teshuva: "...a fin de ser aceptable ante Ha Kadosh Baruj Hu (El Santo Bendito Es), tan amado por Él como antes del pecado”.    

Desde esta perspectiva del Tania, la Teshuva para ambos casos es el abandono del pecado (transgresión de la Toráh) tanto del judío apartado como del no judío converso, y esto es lo que expresa Moréh Shaúl/Pablo en sus escritos:

-          ¿Qué, púes? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. (Biblia Versión Reina Valera 1960)

Entonces la Teshuva debe entenderse en dos maneras y trata dos temas distintos: Retorno del judío apartado y conversión del no judío.   La Teshuvá renueva la comunión entre un judío y su Creador y trae comunión entre el no judío converso y su Creador.    Un judío es esencialmente bueno, y cuando peca, mantiene una unión Divina, pero que está temporalmente escondida un no judío peca pero nunca ha tenido unión Divina. Por lo tanto, el arrepentimiento puede desarraigar el pecado y reactivar o activar la comunión con Eloha por medio de la Teshuva.  (Likutei Sijot, vol. 6, p. 54) (Principales Temas de los Rabinos)

¿Cómo hacer Teshuva?

"Que el pecador abandone su pecado, lo saque de su pensamiento y decida no hacerlo nuevamente… y también que se arrepienta por lo que pecó… hasta tal punto que Quien sabe las cosas ocultas (El Todopoderoso) atestigüe que él no volverá a reincidir en ese pecado jamás… y tiene que confesarse con sus labios y decir estas cosas que pensó en su corazón (detallando el pecado)"  Explica la Mishná (Estudio/Repetición) (cuerpo exegético de leyes judías compiladas) lo cual es una exigencia en el Nuevo Pacto (Yohanán Alef/1 Juan 1:9) (Romiyim/Romanos 8:16) (9:1) (Testimonio de Yohanán/Juan 8:11).

El Rabino Maimónides  tomando en cuenta la Ley Divina nos explica ahora, los pasos que debe seguir quien desea hacer Teshuva:

a)      Primero se debe abandonar la conducta errónea, pues es imposible arrepentirse en el marco de la teoría solamente.   Si la persona dice que no está de acuerdo con una conducta, pero a pesar de sus palabras sigue incurriendo en ella, eso significa que todavía no se arrepintió completamente ni siquiera en el campo de lo teórico. (Romiyim/Romanos 12:1-2)

b)     Segundo, él debe trabajar sobre sí mismo para no desear pecar nuevamente.   Para muchas personas es relativamente fácil revertir acciones determinadas, pero es mucho más dificultoso revertir pensamientos - esos pensamientos que desean el placer del pecado y que luego lo llevan a pecar. Es por eso que él debe estar convencido de que no quiere pecar nunca más. (Qolasiyim/Colosenses 3:5)

c)      Tercero, debe sentir pesar por todo lo que pecó hasta ahora.   Muchas personas pueden descubrir la belleza del mundo de la Toráh, y empezar a hacer Teshuva porque entienden que la Toráh es la verdad y el judaísmo pleno en Yeshúa es el mejor camino para sus vidas, pero por otro lado ellos no ven una contradicción entre las cosas que hicieron antes de acercarse al Eterno y la verdad que ahora conocen, puesto que todavía no hacen conciencia suficientemente de lo mucho que erraron, y piensan que lo que ha pasado ha quedado en el olvido.   Es por eso que el Rambam Maimónides con base escritural nos enseña que nos deben doler los pecados del pasado y no debemos rememorar las "travesuras" de los viejos tiempos con nostalgia, a pesar de que hace mucho que ya no hacemos esas cosas. (Romiyim/Romiyim 13:14)

d)     Cuarto, Otro de los pasos de la Teshuva es la VIDUI (confesión).   Estando solo, el pecador tiene que confesarse delante de Elohim pronunciando con su boca los pecados que hizo, igual como si lo hiciera delante de un hombre, y cuanto más detalle sus pecados, mejor es.   De esta manera él hará conciencia de la gravedad de su accionar. (Yohanán Alef/1 Juan 1:9)

Humildad y Teshuvá

Un requisito necesario e indispensable para la Teshuva es la humildad, y esta humildad tiene que ver con el quebrantamiento del “Yo”, no solo de manera previa al retorno y la conversión a Eloha y a la conversión (Tehilim/Salmos 138:6) (Mishle/Proverbios 22:4) sino también posterior a esta (Yeshayahu/Isaías 57:15).  Una persona humilde, no es necesariamente una persona que es dejada sino que es una persona cuyo orgullo ha sido quebrantado y siempre se conducirá con respeto a sus semejantes (Testimonio de Matityahu/Mateo 18:4) (23:12) (Romiyim/Romanos 12:16).

Es bastante difícil para un egoísta retornar, por tres razones:

1)     Constantemente encuentra diversas justificaciones para su mala conducta, demostrándose que en verdad está haciendo lo correcto.

2)     Si hace algo tan claramente incorrecto que no puede cubrirlo en un manto de rectitud, atribuye la falta a su ambiente o a su gran inclinación hacia el mal, etc. Así se mantiene felizmente libre de responsabilidad.

3)     Si no encuentra una causa externa o un pretexto para su mala conducta, simplemente la ignora. El amor cubre todos los pecados.

Una persona humilde, por el contrario, se juzga a sí mismo y su veredicto es justo, sin distorsionar los hechos o inventar excusas transparentes.

¿Teshuvá por amor o temor?

Las motivaciones que pueden conducir a la Teshuva pueden ser varias, algunas por convicción y otras por emoción, la gente que se motiva a retornar a YHWH (ADONAY) por convicción lo hace movida por el amor, mientras que la gente que lo hace por emoción meramente humana lo hace por miedo “a arrepiéntete o iras al infierno” o a causa de “si usted se arrepiente entrara a las moradas celestiales”.  

Esto es una forma de decir que hay cosas que pueden ser dichas las cuales pueden mover nuestras emociones y llevarnos a dar pasos de Teshuva, pero cuando los pasos a la Teshuva son echas como resultado de la emoción el problema de esta es que puede ser pasajera, hoy es mañana tal vez ya no, creando las emociones personas sin convicciones, y en su gran mayoría esta personas no tienen humildad (Yehudá/Judas 1-16)  Por otra parte, las personas que hacen Teshuva por amor, lo hacen movidas por profunda convicción interna obrada por el Rúaj Ha Kodesh (Testimonio de Yohanán/Juan 16:7-8)

Nuestros sabios dicen que no es igual una persona que se arrepiente por temor a una que se arrepiente por amor.  La primera convierte sus pecados deliberados en pecados inadvertidos mientras que la segunda los transforma en méritos.   Una persona que se arrepiente por temor de hecho está subordinada a Di-s; sin embargo, esta subordinación es semejante a verse obligado por temor al ser destruido. Por lo tanto, su servicio Divino puede ser descrito como negativo -trata de anular todo obstáculo para el servicio Divino. El resultado del arrepentimiento es entonces también negativo: la naturaleza deliberada de transgresiones voluntarias es negada (se les transforma en pecados inadvertidos).   Sin embargo, aquel que se arrepiente por amor se santifica a sí mismo para servir a Di-s con amor y deseo, impulsado por su ansia de unirse a Él.  Con ello logra una nueva existencia, una de unión Divina.

Demandas de la Teshuva

Como ya hemos visto hasta aquí la Teshuva nos habla de dos cosas: una retorno de un judío que se había apartado el cual vuelve a su posición qué había abandonado (Romiyim/Romanos 2:17-29) y la conversión de un no judío un Goy/gentil/pagano, el cual es agregado mediante la conversión, y toma una posición diferente y distinta de la que había tenido, ocupando así el mismo lugar que el judío dentro del pueblo del Eterno (Efesiyim/Efesios 2:1-22), sin embargo y como ya hemos visto la Teshuva indica en ambos casos: el abandono del pecado (transgresión de la Toráh: Yohanán Alef/1 Juan 3:4) comunión con Di-s vuelta a sus caminos.

Entonces si un judío se aparta pero luego reconsidera sus caminos haciendo Teshuva, él retorna a su Di-s, a la Toráh y a su pueblo Israel, pero si un gentil reconsidera sus malos caminos y hace Teshuva el tiene que convertirse, convertirse a Di-s, convertirse a la Toráh y convertirse al pueblo de Israel.   ¿Por qué? Porque él nunca ha estado y necesitará dejar muchas cosas de su vida en el proceso de su conversión, la conversión de un gentil al Elohim (Poderoso/Di-s) de Israel habla de una completa “mudanza de vida” y esto es lo que ha sido “el problema raíz” de muchos gentiles que han conocido al Elohim de Israel y al Mesías de Israel, que no han querido “mudarse completamente” de sus creencias, forma de vida, de gentil a israelita y han terminado creándose religiones que satisfacen su forma gentil de vida.   Sin embargo esto también ha pasado en algunos judíos que se han “convertido” a ciertas religiones han terminado perdiendo su identidad ahora mezclada con asuntos ajenos a la fe hebrea. 

Un ejemplo de verdadera Teshuva, tanto por parte de un judío como de un gentil, es el que encontramos en el Libro de Rut 1:6-7, 14-18.   Noemí es ejemplo de un judío que ha sido “apartado” de su Elohim y de su pueblo, pero llegado el tiempo “en que Di-s ha enviado pan a su pueblo” el judío comienza solo a caminar “para volverse a su tierra”, esto nos habla de que los judíos que creen en Yeshúa el pan que descendió del cielo (Testimonio de Yohanán/Juan 6:35) no se convierten ni tienen porque convertirse a nada, sino que solo “retornan de manera plena y completa” a su fe, más sin embargo el gentil tiene que “mudarse de vida”, Orfa se había vuelto a su pueblo y a sus dioses, mas Rut había tomado el camino de la Teshuva.

Podemos encontrar algunas cosas que son expresadas en la Teshuva de Rut la moabita, a las cuales podemos llamar demandas para una adecuada y correcta Teshuva como conversión:

a)     No me ruegues que te deje y me aparte de ti

Esto nos habla de que en la mente del gentil que verdaderamente se ha convertido no debe pasar la más mínima idea de ser o hacer algo distinto, aparte o diferente tanto en doctrina, culto y práctica.    Muchas de las religiones de hoy han dejado el culto, las enseñanzas y las costumbres dadas al pueblo hebreo por El Todopoderoso (Romiyim/Romanos 9:4-5), y se han inventado algo distinto y diferente, se han apartado de sus raíces hebreas llegando a ser una total sustitución de la fe hebrea y han otros casos han resultado una mezcla sincretista de cultos y doctrinas (Yeshayahu/Isaías 56:3)

b)     Donde quiera que tú fueres iré yo

El gentil converso (Guer) debe estar siempre en pos del pueblo de Israel, tras los pasos del pueblo del Mesías, el no puede ponerse adelante diciéndole a los judíos “yo les voy a guiar”.   Hoy en día vemos a cientos de pastores cristianos volverse a las raíces hebras, pero queriendo traer “nueva revelación” al pueblo judío, ¿Qué le puede enseñar un pastor de origen gentil que nunca ha estado en La Casa del Padre (Israel) a un pueblo cuya vida ha sido perfilada por la observancia,  del culto, de los pactos, de la Toráh, etc.?   Las palabras de Rut expresan “Yo estaré en pos de Ti” y esta debe ser la actitud de todos aquellos que dicen que están retornando a la fe de sus padres, simple y sencillamente ponerse en pos (sentarse a aprender de aquellos que ya tienen la experiencia) (Zekharyah/Zacarías 8:23).

c)      Donde quiera que vivieres viviré.

No cabe la menor duda, que este donde tu vivas viviré, tiene totalmente implícito el “como tu vivas viviré” “lo que tú hagas haré”.   Definitivamente que Rut al mudarse a tierras hebreas tendría que habituarse a las costumbres, a las formas, a las tradiciones que el pueblo judío tenía, los cuales quizás diferían en mucho de las suyas, pero ahora ella tendría una mutación de vida de Goya (gentil/pagana) a Ivri (Hebrea)   

d)     Tu pueblo será mi pueblo

Rut no era pueblo, pero en el momento de convertirse ella vino a ser pueblo, pero aquí cabe las preguntas ¿Qué pueblo? ¿Quién es el pueblo de Di-s?  YISRAEL (Shemót/Éxodo 18:1.  Pero para ser del pueblo de Yisraél sus miembros deben guardar Toráh (Shemót/Éxodo 19:5-6) (Devarim/Deuteronomio 10:12-13) (Romiyim/Romanos 11:1)   Por tanto las palabras de Rut perfilan su obediencia a la Toráh

e)     Tu Di-s será mi Di-s

Rut tenía el conocimiento y la devoción a sus dioses, pero la Teshuva vino a marcar la decisión de hacer al Di-s de Israel su Di-s.   Pero ¿será que Rut sirvió a Di-s con el concepto grecorromano de una trinidad? ¿O bajo el concepto protestante o mesiánico de un Di-s encarnado?   Indiscutiblemente, Rut conoció, sirvió y adoro a Di-s de la misma manera que lo hacen los judíos hasta el día de hoy.

Estas son las demandas que podemos encontrar para una verdadera Teshuva de parte de un gentil que viene a la fe de Abraham, Yitzhak y Yaakob.   Entonces la verdadera Teshuva de un Guer (gentil converso) nos pide:

-          Volver al Elohim de Yisraél, pero bajo el concepto totalmente hebreo y no ajeno.

-          Volver a la Toráh del Elohim de Yisraél y al cumplimiento de sus mandamientos, estatutos, preceptos y leyes.

-          Volver al Pueblo de Yisraél, lo cual incluye costumbres, alimentación, formas de vida, etc.

Teshuva en números su mensaje para nosotros

Cada letra hebrea tiene un valor numérico y a la misma vez en algunos casos es un acróstico de varias palabras y así mismo cada letra representa algo.   En el hebreo para la pronunciación Teshuva encontramos la palabra escrita en la Toráh así:

La primera letra es una TAV y vale  400 y es simboliza una marca/señal

La segunda letra es una SHIM y vale 300 y es simboliza un de diente/fuerza

La tercer letra es una VAV y vale 6 y es simboliza un clavo

La cuarta letra es una BET y vale 2 y simboliza una casa

La quinta letra es una HEI y vale 5 y simboliza viento  

A través de sus representaciones, la Teshuva nos habla de que la señal que El Fuerte y Eterno ha puesto está en “un clavo” lo cual nos habla del Mashíaj/Mesías redentor y de su sacrificio en el madero, y es a través de ese sacrificio que podemos volverá casa, la Casa del Padre por medio de la Teshuva y vivir bajo dirección suya mediante Rúaj Ha’Kodesh (El Espíritu Santo) que ha sido puesto en nosotros por medio de Mashíaj Yeshúa el cual ha escrito en nuestras mentes y corazones como una marca, la bendita Toráh del Padre (Yermiyahu/Jeremías 31:31-33)    El Sacrificio del Mashíaj y la Teshuva nos llevan a obediencia a la Toráh, la palabra Teshuva está compuesta de 5 letras hebreas y este número nos habla de los 5 libros de la Toráh.     Entonces una verdadera Teshuva, conversión o arrepentimiento es agarrarse de esa señal que Ha Kadosh Baruj Hu (El Santo Bendito Es) ha dado, para por medio de ella entrar a la familia y vivir como parte de la misma sujetos en obediencia por el Espíritu a su bendita Toráh, la cual tienen como mensaje central “El Mesías Yeshúa y su sacrificio redentor” reflejado en la letra central de la palabra Teshuva.

El valor numérico total de la palabra Teshuva da 713: El 7 nos habla de perfección, el 1 nos habla del uno y único YHWH (ADONAY) y el 3 nos habla de: El Templo y sus tres partes (atrio, lugar santo y lugar santísimo), Las Escrituras y Sus tres partes (Toráh, Profetas y Escritos, y del Hombre (tierra/cuerpo, soplo divino/espíritu y la persona existente/alma):   Todo aquello que el Padre Eterno nos ha dado si esta apegado a Su única y soberana voluntad siempre será perfecta.

Conclusión:

La Teshuvá, como todas las Mitzvót, debe estar llena de alegría aunque pueda también ser acompañada de un dolor profundo. Una Mitzvah tan importante como la teshuvá, que además tiene el poder de rectificar nuestra desobediencia a los Mitzvót/Mandamientos divinos, ciertamente debe ser cumplida con alegría.      De hecho, la Teshuva misma está compuesta tanto de dolor como de alegría quien ha pecado puede volver a Di-s y unirse a Él, y no hay mayor alegría que esta.   La Teshuva, entonces, tiene dos componentes: amargo remordimiento por el pasado, y una gozosa resolución para el futuro.

Es el anhelo de Di-s que tanto la casa de judíos como gentiles hagamos Teshuva.  De Él emana la siguiente proclama que encontramos Yermiyahu/Jeremías 3:22:

-          Convertíos hijos rebeldes y sanaré vuestra rebeliones (Versión Reina Valera 1960)

Mas sin embargo una versión hebrea nos deja un mensaje más claro:

-          "Retornad a Mí, hijos errantes; Yo sanaré vuestras iniquidades"          

¿Quién puede permanecer tranquilo y no estremecerse al oír al Shofar anunciar: ¡Durmientes, despertad de vuestro sueño! ¡Levantaos y clamad a vuestro Creador pues Él es benevolente y misericordioso!?   Por lo tanto, cada persona debe esforzarse para lograr el arrepentimiento por el pasado e incrementar su obediencia a los Mitzvót/Mandamientos y buenas acciones, y de ese modo poder estar limpio y puro antes de llegar este día sagrado, como declara el verso 30 de Vayiqrah (Levíticos) 16.


 
  Hoy habia 3 visitantes (38 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=