OR TESHUVA
  HANUKA
 

De la pluma del Moréh:

Hoy vivimos en un mundo de terror, en un mundo de amenazas, de peligro, de pérdida, un mundo de lágrimas, inseguridad.   Vivimos en un mundo de obscuridad, sin embargo debemos recordar que Di-s dijo “Que haya luz” (Sefer Toráh: Bereshit/Génesis 1:3).   Es maravilloso como la pequeña llama de una vela puede hacer desaparecer la oscuridad de toda una habitación, el pueblo de Israel llamado hoy el pueblo judío fue puesto en este mundo para ser la llama que ilumina al mundo (Sefer Neviím: Yeshayahu/Isaías 49:3) (49:6) (Sefer Toráh: Devarim/Deuteronomio 4:6-8) (Ketuvim Netzarím: Testimonio de Yohanán/Juan 4:22).

Lamentablemente, en algunas ocasiones Israel se vio “asimilado” al ceder ante el paganismo, la filosofía y las costumbres de otras naciones, hubo un tiempo en que existiendo el Imperio Griego, el pueblo de Israel se vio subyugado ante el tal que no solo fue impedido a practicar su fe sino obligado a abrazar la fe pagana.    Muchos cedieron ante tal presión, sin embargo una vez más como ha sucedido a lo largo de toda la historia de Israel, Di-s se preservo un grupo de personas (Romiyim/Romanos 11:1-5) (Libro Alef Melajim/1 Reyes 19:18) que no cedieron ante el sincretismo religioso (mezcla de paganismo y judaísmo) que ya carcomía al pueblo judío.    Un remanente se levantó no solo con una voz de protesta sino como un instrumento restaurador para de nuevo levantar, limpiar y restaurar la fe judía como su templo.    Con la ayuda del Eterno la victoria fue obtenida.    “Hanukáh es una festividad que fue establecida para conmemorar justamente lo opuesto a la asimilación pagana y el sincretismo religioso”.

Cuando la fe en Yeshúa, la luz del mundo, salió de Israel y llego a tierras extranjeras, los paganos aparentemente convertidos, tomaron esta fe y en vez de adaptarse a las formas que ella traía de dónde provenía, adaptaron esta fe a sus costumbres paganas y así surgió el cristianismo, que hoy día está aún más asimilado por el paganismo cosa que es evidenciada por el sincretismo religioso (mezcla de paganismo y cristianismo) que este está teniendo en estos días.   Hanuká tiene un mensaje al judaísmo: no permitir la asimilación y mirar al Mashíaj Yeshúa la Luz del mundo.   Hanuká tiene un mensaje al cristianismo: Volver a las sendas antiguas, salir de las tinieblas del mundo y guiarse con la lámpara de la Toráh,   el camino trazado por Di-s por el cual Israel, Yeshúa, el pueblo judío y los cristianos del siglo I caminaron, la fe de Abraham, Isaac y Jacob: La Luz de Su palabra, Su Sagrada Ley (Toráh).

Cuando encendemos las luces de Hanukáh, estamos haciendo una afirmación, que vamos a traer esa luz a nuestras vidas, la luz de Yeshúa y de la Toráh, a nuestras relaciones y a medida que las velas crecen una a una y la llama se hace más y más grande, nos estamos comprometiendo a traer esa luz al mundo entero a nuestro alrededor.    Mientras que en el mundo los paganos y los cristianos celebran juntos las fiestas navideñas, el pueblo judío fiel a la Toráh, celebra una fiesta totalmente distinta, un pueblo que no se ha dejado asimilar y que ha mantenido su Identidad de ser luz a este mundo, la Fiesta de Hanukáh.

Con amor en Yeshúa su aj:
Mikhael ben Rajman
(C.P. Miguel Ángel Ake Uc)

 
  Hoy habia 3 visitantes (35 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=