OR TESHUVA
  2. Misión
 

En “Or Teshuva” estudiamos La Miqrah/Escritura como medio para conseguir la unidad familiar, así como para buscar la superación personal a través de los altos valores morales y espirituales contenidos en ella.

No formamos parte de una iglesia denominacional, ni pretendemos ser los únicos depositario de la verdad o un grupo elitista o especial. Tampoco nos mezclamos en política.   En Or Teshuva hemos oido la voz de Elohé (El Poderoso) y hemos salido de nuestros sistemas del mundo para entrar al Israel de Elohé del nuevo pacto el rebaño (la escuela) de Rab Yeshúa.  Somos un ministerio diverso, cálido, vibrante y lleno de esperanza para el futuro a pesar de haber cometido errores como seres humanos, pero buscamos cumplir el propósito de Elohim (El Poderoso) para nuestras vidas, que es que lleguemos a la madurez, y que descubramos y caminemos en el diseño que El tuvo para cada uno de nosotros.

Respetamos La Constitución, los Símbolos Patrios y las Leyes Civiles de la Nación que nos vio nacer, aunque no practicamos mas la cultura, las tradiciones o religiones de la misma pues las Escrituras nos ordenan a no correr mas en ellas sino en las dadas por ADONAY (El Eterno) en Su Palabra (1 Kéfas – Pedro 1:3-25) (2:9-10) (4:1-11) solo guardamos y celebramos aquellas tradiciones que no van en contra de la Palabra de Adonai (El Eterno) y que no tienen su origen en el paganismo, catolicismo, protestantismo u otra institución fuera de la Ley Civil a quien las Escrituras nos ordenan obedecer siempre y cuando no afecten nuestra obediencia a El Eterno.

La Comunidad de Discípulos de la que formamos parte sostiene una creencia en Yeshúa como el Mesías.   Adora al Poderoso de Abraham, Isaac y Jacob: YHVH (sin vocales) es Su Nombre, practica los mandamientos de La Toráh según las reglas de Yeshúa y cree que Yeshúa es el Mesías prometido de Israel.   Hemos abandonado la identidad, la herencia y la cultura a la que estabamos "asimilados" para retornar a la rica herencia hebrea biblica y cultural judaica.   Para algunos el concepto de judios que creen en Yeshúa y gentiles (no judios) que practican la fe y cultura hebrea es una contradicción de términos.   La sabiduría común es que en un lado uno tiene a los judios y la fe hebrea, y en el otro tiene a los gentiles y el cristianismo. Sin embargo, en el siglo primero había literalmente centenares de centenares de judíos seguidores de Yeshúa y de gentiles (no judíos e israelitas asimilados) practicantes de algo que fue denominado judaísmo nazareno (Maaseh/Hechos 2:41, 47; 4:4; 6:7; 9:31; 21:20).   Eran celosos por la Toráh (Hechos 15:19-21; 21:17-27), y se reunían en las sinagogas ortodoxas.  La gran pregunta en el siglo I entonces era si Yeshúa había venido también para los gentiles/extranjeros/paganos (Hechos 10; Hechos 15).   La mayor paradoja en la historia ocurrió eventualmente, porque hoy día la gente se cuestiona cómo puede uno seguir a Yeshúa y seguir siendo judío o como puede uno ser no judio y abrazar a un Mesías Judío y con ello ser Israel. Esto trataremos de responderlo y aclararlo en nuestras presentaciones.

 

En "Or Teshuva", reconocemos el séptimo día (desde el viernes al anochecer hasta el sábado al anochecer) como el Shabbát (Bereshit/Génesis 2:1-3, Shemót/Éxodo 20:8-11; 32:12-17) mas no prácticamos un sabado bajo leyes rabinicas sino bajo preceptos biblicos eso si dentro del formato judaico, pues ha sido el pueblo judio fiel a la Toráh el que ha preservado el Shabbát y la forma de Celebrar y Guardar el Día de Adoración YHVH (ADONAI).   Observamos los Días Santos descritos en Vayiqrah/Levíticos 23, que “han de celebrarse como estatuto perpetuo por tus generaciones, en todas tus moradas... para siempre donde quiera que habitéis” (Levíticos 23.14, 21, 31, 41).

El mover de restauración de la raiz hebrea en las Congregaciones (Kehilot) Locales no es una nueva cristiandad religiosa, ni una moda, ni un sistema denominacional, ni mucho menos "un viento de doctrina" sino un mover del Eterno llamando a la Teshuva/Retorno a los dispersos de Sión, por tal razón debemos tener cuidado que al salir de los errores del cristianismo no vayamos y abrazemos los errores del judaísmo, como también de no caer en el error de crearnos una religión distinta a la fe hebrea bajo el nombre de "mesianismo", que tomando cosas judaicas ya sea en doctrina o en práctica, las deformemos o mezclemos quitandoles su verdadera autenticidad hebrea, creando un ente totalmente diferente que en vez de acercar a los judios a Yeshúa mas los aleja de El.

El Judaísmo según Ieshúa en esencia pura es sin lugar a dudas: un retorno a la relación pura con El Eterno a través del cumplir su suprema voluntad, la Toráh, por medio del Mashiaj (Mesías) Yeshúa en el poder del Rúaj Ha'Kodesh (El Santo Espíritu) y no meramente una copia externa del judaísmo rabínico con sus halajót (reglas) y tradiciones talmúdicas contrarias algunas veces a la propia Escritura, lo cual es bueno y mucho que aprender de el, pero la escencia no es solo el aspecto externo sino el interno de Obediencia a la Toráh.   Un retorno a la fe de nuestros padres, la fe hebrea, hoy preservada por el pueblo Judio Ortodoxo fiel a a laTorah, ya que cristianismo sin Toráh es una fe a medias, al igual que el judaísmo sin Mashiaj y sin Rúaj Ha'Kodesh (Aliento Santo) es una fe incompleta.

 

 
  Hoy habia 11 visitantes (34 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=