OR TESHUVA
  Debemos adorar a Ieshúa 2
 

¿Debemos adorar a Ieshúa?

Parte 2


Sin duda alguna, en el camino de la restauración hacia la Toráh y las llamadas raíces hebreas, uno de los conceptos más ásperos y difíciles de asimilar es el hecho de que la adoración a Ieshúa es totalmente incorrecta, y tal práctica es a la luz del concepto hebreo bíblico es considerado idolatría.    Lo primero que debemos entender es que, contrario a lo que postula la doctrina del trinitarismo, unitarismo o dualismo, IHVH y Ieshúa NO son la misma persona, esto ya lo explicamos en otra Derashá.   Son dos seres distintos, Padre e Hijo, y uno es mayor que el otro.   En otras palabras, el Hijo está sujeto al Padre, y toda obra que él hace es con el único fin de agradar y servir a su Padre (Testimonio de Uri/Lucas 22:42) (Testimonio de Iohanan/Juan 5:30)

Como hemos venido expresando hasta aquí, Ieshúa nunca buscó su propia honra, ni procuró adoración para sí.   El exhortaba a la gente a orar y adorar sólo al Padre, y lo modelaba con su ejemplo (Testimonio de Iohanan 4:23) (Testimonio de Matitiahu 11:25) (6:9) (4:8-10)   Éste último verso citado es crucial en el tema de este escrito.  Fijémonos que, cuando el Adversario le pide que se postre a sus pies, Ieshúa contesta recalcándole que la misma Escritura nos ordena a adorar sólo a IHVH, y nadie más.  Ni siquiera Ieshúa mismo se atribuyó el derecho de ser adorado.

Manipulación de versos

Creo que para todos nosotros hasta aquí únicamente hay un Ser Poderoso, y solo a él hemos de temer, servir y rendir culto.   Hemos visto que “proskuneo” en griego Hishtajavá en hebreo, indica reverencia, arrodillarse, inclinarse, homenajear, pero no implican “servicio, adoración y culto”.  

Veamos otro pasaje que ha sido manipulado con el mismo fin de demostrar la supuesta deidad de Ieshúa en Hitgalut/Revelaciones 5:12-14 donde está escrito:

-          “...El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.”

Muchos, al leer este pasaje, interpretan que los veinticuatro ancianos se postraron a adorar a Ieshúa.   Sin embargo, en realidad estos ancianos se postraron ante IHVH, “El que vive por los siglos de los siglos” (esta frase es una referencia directa al Nombre de IEHVEH, cuya raíz Hebrea alude a “el que es, el que era y el que será” EHIEH ASHER EHIEH- Hitgalut/Revelaciones 1:8)

Por otro lado, estos versos nos ilustran que Ieshúa si puede ser honrado y respetado e incluso homenajeado como Rey de Israel, como el Mashíaj (Ungido) de IHVH y como nuestro amo, pero jamás para rendirle culto como si El fuera el propio Elohim Todopoderoso (Filipiyim/Filipenses 2:9-11).   El mismo salmista nos exhorta a reconocer al Hijo y rendirle homenaje (Tehilim/Salmos 2:12).   Sin embargo, la adoración sólo le corresponde a IHVH, el Creador de los cielos y la Tierra (Matitiiahu/Mateo 4:10)

Otro de los versos favoritos de los trinitarios y unitarios incluso de los binitarios es el que se encuentra en El Testimonio de Iohanan 20:28 donde dice:

-          Entonces Tomas respondió y dijo Señor mío y Dios mío y le adoro

Con este verso, cuando Tomás vio al Maestro Ieshúa después de la resurrección, le proclamó, “¡Señor mío y Dios mío”, y que Ieshúa no lo reprendió por esta declaración dicen con ello queda afirmado la divinidad de Ieshúa al recibir adoración abierta.   Es normal que los discípulos se arrodillaran ante su maestro (2 Reyes 2:15)

El mandamiento dado a Moisés en Éxodo 20:3-5 especifica que IHVH es el único y verdadero Di-s.   Si aquellos que creen que Ieshúa es Di-s dicen que él es adorado como deidad, ellos deben de estar de acuerdo que Ieshúa habló a Moisés como el único y verdadero Di-s de Su pueblo Israel.    En el Testimonio de Iohanán/Juan 20:17 sin embargo, los versos que preceden a la declaración de Tomás, en realidad presentan a Ieshúa como que rechaza cualquier veneración y, de hecho, les dice a sus discípulos que él debe ascender a Su propio, “Di-s.” (Testimonio de Iohanan/Juan 20:15-18)

El hecho es que Ieshúa es muy humano en Iohanan 20, y la declaración de Tomas en el verso 28 llamándolo, “Mi Di-s,” debe ser interpretada y conciliada a la luz del contexto global. ¿Se refirió Miriam a Ieshúa como “Di-s” una vez que ella llegó a reconocer quién era él?   ¡No!   Se volvió y le dijo en hebreo, “Rabí!” (Lo que significa: Mi Maestro, Mi Grande, vertido en griego como Kurios y castellanizado como Señor).   Miriam explicó su experiencia a los demás discípulos en el versículo 17: “Yo he visto al Maestro.”  Si Iehshúa era Di-s, ¿murió Dios?  Y si Ieshúa es el cuerpo del Di-s inmortal ¿puede el cuerpo de un Di-s inmortal morir? Miriam había ido a la tumba para ver dónde yacía el cadáver de su Maestro.  Cuando lo vio en un primer momento, ella supuso que es el jardinero.   Y cuando Ieshúa se dio a conocer, ¿Acaso María grita: “Señor mío y Di-s mío?”   No.   Ella llamó a Ieshúa su “Maestro”, un respetuoso título para Ieshúa.   Por lo tanto, no puede ser racionalizado por los partidarios de la deidad de Ieshúa de que es a Di-s a quien están viendo aquí.  

Tengan en cuenta que cuando Miriam vio al Maestro con los ojos, su conmoción y gozosa sorpresa no es diferente en magnitud que la reacción de Tomas, y sin embargo, llama a Ieshúa: “Maestro,” que es un término hebreo para un hombre que es un mentor espiritual. Es un gesto verbal de respeto absoluto por la POSICIÓN DEL HOMBRE, al igual que los estudiantes en universidades podrían llamar a los más venerables instructores como “Directores”.   Ieshúa es un hombre y sus palabras a Miriam son una prueba innegable porque él le dice: “YO TODAVIA NO HE SUBIDO A MI DI-S Y A VUESTRO DI-S”  Si Ieshúa es IHVH estos palabras no tienen sentido.  ¿Qué más pruebas necesita uno? Ieshúa estaba esperando para subir a “su Padre y su Dios” es decir ascender al Templo en la fiesta de las primicias que siguen a Pesaj.   Él no puede ser Di-s si él está esperando ascender a Di-s.  

Esa misma noche después del informe de Miriam, el Rab Ieshúa vino y se paró en medio de los otros discípulos, pero Tomás no estaba presente en este momento (Iohanan 20:19-21)   El resto de los discípulos también tuvieron un beneficio adicional no disponible para el pobre Tomás, ellos en realidad vieron a Ieshúa, y Él les mostró las manos, los pies y el costado.  La pregunta que tengo para los que dicen que Tomás adoró a Ieshúa como Di-s después de ver sus manos y pies (cicatrices), ¿por qué el resto de los discípulos no adoraron a él como “Di-s” cuando lo vieron?

Algunos pueden argumentar que los discípulos sí llamaron a Ieshúa “Di-s”, pero que no está registrado en las páginas de la Escritura. Sin embargo Ieshúa afirmó que no era IHVH, diciéndoles: “Como el Padre me envió, también yo os envío.” ¿Cómo podía ser Di-s si Di-s el Padre, lo había “enviado”, él?  Y si Ieshúa es el cuerpo de Di-s en la tierra como dicen los unitarios ¿Acaso un cuerpo puede vivir separado del Espíritu? (Carta de Iaacobo/Santiago 2:26) ¿Acaso existe un alma sin la unión del espíritu con el cuerpo? (Bereshit 2:7) (LA UNION DEL ALIENTO DIVINO CON EL CUERPO HECHO DE TIERRA TRAJERON A EXISTENCIA EL ALMA LA PERSONA, NO LA SEPARACION DE ESTOS NI LA DIVISION DE ESTOS LO CUAL TRAERIAN LA MUERTE.    ¿Acaso el alma puede estar fuera del cuerpo y existir sin este? Eso me suena a la doctrina pagana de la inmortalidad del alma.   

Quienes creen que Ieshúa es el cuerpo, Hashem el Alma y El Aliento divino el Espíritu y que estos son el mismo y que pueden “separarse en partes” deben darse cuenta que están siguiendo la misma mentira trinitaria maquillada de otra manera y que tal doctrina NO TIENE SUSTENTO AL COMPARAR A UN SER HUMANO, CUYA ALMA ES LA UNION NO LA SEPARACION DE CUERPO Y ALIENTO DIVINO, así que si Ieshúa es el cuerpo, y Hashem el alma ¿Cómo pueden estos estar separados uno de otro? Uno parte aquí arriba y otra ahí abajo, si como no, la clásica doctrina de la inmortalidad, el alma existe mientras el cuerpo está muerto, el alma en los cielos y el cuerpo en la tumba, por favor, las tres cosas esta juntas no separadas en partes aquí y haya.

¿Estaba un Di-s enviando a un segundo Di-s?   Si es así, ¿no significa esto que el segundo Di-s estaba subordinado al primer Di-s?   El acontecimiento descrito en el Testimonio de Iohanan deja más que claro que ni Ieshúa es el cuerpo de Hashem ni que Ieshúa sea Hashem (Testimonio de Iohanan 20:24-29)

Para probar que Tomás no se refiere a Ieshúa como “Di-s,” obsérvese  como El Maestro le exhorta con una pregunta retórica y dice: ¿Porque me has visto has creído?   Dichosos los que no vieron, y creyeron.”   Piense en esta pregunta y la declaración que acaba de hacer El Maestro.   En primer lugar, Ieshúa reconoce la reacción de Tomás como de FE, NO COMO ADORACIÓN, porque él le dice: “¿Porque me has visto has creído?” En segundo lugar, El seguimiento de Ieshúa a la pregunta es, “Dichosos los que no vieron, y creyeron.”   ¿Por qué Ieshúa diría esto si él era Di-s?  ¿Acaso Ieshúa no sabía que Di-s era espíritu (y no alma) y no podía ser visto?   Después de todo, Testimonio de Iohanan/ Juan registra la conversación que Ieshúa tuvo con la mujer de Samaria en el pozo, cuando le dice que el Padre es Di-s, y Di-s es (presente continuo) Espíritu, y debe ser Adorado en espíritu, no siendo visto (Testimonio de Iohanan 4:21-30)

El texto anterior es irrefutable evidencia de que Ieshúa es un hombre y no Di-s.   Él usa las palabras: “Padre,” de manera intercambiable con “Di-s”, y reconoce que es humano cuando le dice a la mujer de Samaria: Vosotros adoráis lo que ustedes no saben, nosotros adoramos lo que sabemos, porque la salvación viene de los Judíos lo cual es una forma de recordar Zacarías 8:23.   Más tarde, cuando la mujer regresa a su casa, les dice a los demás Vengan, vean a un hombre.

Además, Ieshúa le dice: “Di-s es espíritu”, y, a continuación, “los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad.”   La verdad sea dicha, Ieshúa es un hombre, el escogido, El Rab Ungido enviado por Di-s, pero él no busca o acepta la adoración como deidad alguna, ni ayer, ni hoy ni nunca.   Cuando Tomás realmente habla y dice: “Señor mío y Dios mío!” en Juan 20:28, él no está llamando a la deidad de Ieshúa, sino que reconoce a Ieshúa como su Amo (es decir Su Rab: GRAN MAESTRO Y GUIA ESPIRITUAL) y su juez.   

Cuando los redactores de la Septuaginta y de los Escritos de los Emisarios vertieron las palabras Gran Maestro o Amo, encontraron la palabra griega KURIOS castellanizada como “Señor” lo cual  representa en realidad un término muy respetuoso para una persona; este término en sí mismo no implica deidad.   La prueba definitiva de ésta, entra en el contexto, afirma que Ieshúa es un hombre, y en segundo lugar, de la definición de la palabra griega traducida incorrectamente como “Di-s” en Juan 20:28

El griego para las palabras: “Mi Señor y mi Dios”, en Juan 20:28 es, Ho Kúriós mou kaí ho Theós mou.  Fundamental para la comprensión de lo que Tomás estaba diciendo es la definición griega para “Señor” y para “Di-s” contenida en estas palabras, las cuales pretenden dar a entender  el concepto hebreo de Rabino y Líder Espiritual. Veamos:

-          “Señor “= kúrios (NT: 2962); de Kúros (es decir, supremacía); kúrios significa, literalmente, supremo en autoridad, es decir (como sustantivo) controlador, por implicación, Señor (como un título de respeto): (Nuevo Diccionario Bíblico de Números y Concordancia exhaustiva de Strong con Diccionario Griego-Hebreo Ampliado (c) 1994 y Traductores de la Biblia Internacional, Inc.)

Kurios es un título dado a otro por respeto por lo que son y por lo que están en control y esto era un Rab (Gran Maestro) en tiempos de Ieshúa como también un gran líder espiritual.   Es un término común para Di-s, que es el controlador supremo, pero también de Ieshúa como el Mesías, un hombre designado por Di-s, pero sumiso a él.   Tomás llama a Ieshúa: “Mi Rab,” mucho de la misma manera cómo Isabel llama al aún no nacido Ieshúa en el vientre de Miriam, su Señor, cuando dijo, “la madre de mi Señor.”   Kurios es un título de honor, expresiva de respeto y reverencia, con la que los funcionarios saludan a su amo; esto es lo que Tomás quería decir.

La clave de otra palabra, que es muy mal entendida por los cristianos, es el término griego “Theos”.    Theos se utiliza generalmente como título para Di-s, sin embargo, la palabra no se limita al uso sólo de una deidad.   La definición de la Concordancia de Strong de theos es de la siguiente manera:

-          “Dios“= Theós (NT: 2316), una deidad, especialmente (con NT: 3588) la divinidad suprema, en sentido figurado, un magistrado, por el hebraísmo, muy. (Nuevo Soft bíblico de Números y Concordancia exhaustiva de Strong con Diccionario Griego-Hebreo Ampliaodo (c) 1994, Biblesoft y Traductores de la Biblia Internacional, Inc.)

En Juan 20:28 Tomás se refería a Ieshúa como maestro y juez, un magistrado (juez) significa literalmente, “perteneciente a un maestro; autoridad.”   En esencia, tanto Tomás llama a Ieshúa: “Mi maestro de autoridad.”   Es reconociendo a Ieshúa como su único Rab Gran Maestro, y el designado por Di-s como el Rab Ungido.

Tomás está verbalmente dando reconocimiento a la oficina o la dignidad de un magistrado. Siendo judío ésta era la posición más alta de honor que cualquier ser humano jamás podría alcanzar, ya que le hace el segundo al mando después de Di-s.   Este reconocimiento por parte de los Judíos era sinónimo de la forma en que ellos percibieron el cumplimiento de Isaías 9:7, creyendo que el “gobierno recaería sobre sus hombros.”   Un magistrado era para ellos el director principal investido con el poder ejecutivo de Di-s mismo.    En este sentido, un rey es el más alto, o primer magistrado, tal como es el Presidente de los Estados Unidos. Pero la palabra es más particularmente aplicada a funcionarios subordinados, como gobernadores, intendentes, prefectos, alcaldes, jueces de paz, y similares.

Esto pone a Ieshúa bajo autoridad, pero nunca es igual a la autoridad de El Santo Bendito Es.  A lo largo de la vida de Ieshúa, él nunca buscó la adoración, y como señalé en la narrativa de Iohanan capítulo cuatro, que siempre se aseguró que el Padre, como Elohim, se le diera la forma de adoración que pertenece sólo a la Deidad.   Incluso en Apocalipsis 19:10 el mensajero que entregó el Apocalipsis al apóstol, Juan le dio instrucciones de no adorar a otro hombre, sino sólo a Ha Kadosh Baruj Hu.

Ieshúa ha sido nombrado como magistrado, y Elohim el Padre un día juzgará a los habitantes de este mundo a través de él.   Tres salmos separados testifican que El Mesías estará viniendo un día para juzgar al mundo en justicia para siempre (Salmo 9:8, 96:13; 98:9), sin embargo, es en Hechos 17:23 que esta profecía se cumple en y a través del Ungido Rab  Ieshúa HOMBRE (Hechos 17:30´31)    Hay un sentido en el que Ieshúa se le da su reconocimiento y las traducciones hispanas usan la palabra griega a menudo mal traducida como “adoración.”   Esta palabra Griega es proskuneo y a veces se utiliza para el culto dado a Di-s, pero otras veces como un término que los seres humanos reconocen como alguien superior en rango o título para ellos.

Conclusión:

La palabra más común se traduce como “adoración”, en los Escritos Griegos de los Emisarios es proskuneo, que en realidad significa como hemos visto “postrarse en homenaje, respeto o humildad.   Esto es lo que los magos hicieron ante el niño nacido en Belén, pero ellos simplemente estaban inclinándose en honor por lo que este niño era y lo que la profecía dice que él cumpliría y lo que él se convertiría para el pueblo de Di-s como su redentor Mesías.

Finalmente, otro de los textos utilizados por los cristianos y algunos mesiánicos que aún no han salido de la idolatría para promover la deidad de Ieshúa se encuentra en Hebreos 1:6 que aparece a continuación.    Algunos afirman que este versículo significa que Ieshúa debe ser adorado como deidad, lo absurdo de tal afirmación se ve en el verso mismo y el contexto que lo rodea.   ¿Cómo podrían los “ángeles de Di-s” adorar a Ieshúa como Di-s?  Esto es gramaticalmente imposible. Usar este versículo para apoyar a Ieshúa como divinidad, le compara con el “Di-s” que ordena a los ángeles a adorar a Ieshúa, esto resultada en por lo menos dos Dioses distintos, una violación del tenor general de toda la Escrituras.

Si te perdiste mi punto aquí, probar este ejercicio gramatical; inserta tu nombre aquí: Y cuando Mikhael otra vez introduce a su primogénito en el mundo, Mikhael dice: “Y todos los ángeles de Mikhael adoren a Mikhael.”

Esta misma afirmación haría entonces a Dios # 2 (Jesús) el ser “primogénito”,  lo que supone que “Di-s” es “nacido”.    Usted puede ver las incoherencias con bastante facilidad.   El verso en Hebreos 1:6 vuelve a utilizar proskuneo, no para “adoración” divina sino más bien como un gesto de homenaje, honor y respeto a Ieshúa como el hombre vencedor y Redentor, Ieshúa es el primogénito de entre los muertos, que Di-s el Padre ha exaltado a la posición de la majestad, gloria y honor, pero no como “Di-s”.

En resumen, Ieshúa merece tener nuestra más alta estima como el hombre a quien Di-s designó y exaltó, y por el hecho de ser su mano derecha.   Ieshúa es el Ben Elohim declarado, por lo que se merece este honor y respeto, pero Ieshúa nunca quiere que le robemos a su Padre Di-s la adoración que en definitiva se debe solamente al Eterno.   A lo largo de su vida Ieshúa fue muy cuidadoso para asegurarse de que El Elohim,  El Padre sea adorado y glorificado, Ieshúa NUNCA tomó para sí lo que no le fue primero otorgado sobre él por El Eterno.  Este mis amados es Ieshúa el Rab Santo, este es el Ben Elohim declarado, aquel Ben Adam que Daniel hablo, es este, cualquier otro personaje diferente con el Nombre Ieshúa o como quieran llamarle ES UN IMPOSTOR, es falso y no es el Mesías de Israel, decida ahora a quien seguirá si a Ieshúa El Ungido Rab de Nazaret quien reconoce, guía y lleva al Padre o a otro que quiere hacerse pasar por el Padre llevándole a IDOLATRIA.   ¿Quiere decir esto que los cristianos temerosos que murieron adorando a Ieshúa están perdidos? NO, sino que quiere decir que Hashem está llamando a la generación que disfrutara de la gloriosa restauración de todas las cosas del tiempo final.



 
  Hoy habia 2 visitantes (65 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=