OR TESHUVA
  Origen Divino del Judaísmo y la Toráh
 

 


Reconociendo Origen divino de la Toráh y el Judaísmo

Introducción:

Una de las preguntas que la gente común y corriente se ha hecho durante siglos y que también se repite en nuestra generación es la que tiene que ver con la proliferación de religiones y libros sagrados reclamados por esas religiones como divinos, auténticos y teológicamente confiables.   Siendo tantas las religiones en el mundo, ¿cuál de ella es la verdadera?    Siendo tantas las diferentes escrituras consideradas sagradas, ¿cuál de ellas es la auténtica?

Por supuesto, estas no son las únicas preguntas que la gente se hace, hay otras preguntas, tan serias como estas, sin embargo, ninguna es más importante que ésta.   La gente se pregunta sobre la existencia de Elohim (Dio’s).    ¿Existe realmente un Creador, Omnipotente, Omnisapiente, Justo, amante, bueno, misericordioso? ¿Cómo explicar el sufrimiento humano, la existencia del mal, la injusticia y la muerte si tenemos un Elohim de toda gracia y bondad?¿Si hay un Creador que todo lo puede, por qué no evitó el holocausto nazi del siglo 20 que arrancó la vida a 6 millones de judíos indefensos entre los cuales casi 2 millones eran niños menores de 10 años de edad? ¿Cómo es posible que mujeres de mal vivir aborten sus hijos y mujeres piadosas son estériles? Y la lista sería interminable.

Sin embargo, cada una de esas preguntas, inteligentes y difíciles como son, tienen una respuesta, aun cuando en ocasiones la respuesta será que no hay respuestas y que debemos aprender a vivir sin ellas, hasta que tengamos toda la información que Elohim tiene.    Pero a la pregunta  del origen divino de La Toráh  y por extensión el origen divino del Judaísmo como religión revelada a nuestro pueblo Israel, es más difícil que las demás. ¿Por qué? Porque en el fondo lo que se busca es dar respuesta a la aparente incertidumbre de cuál religión es la auténtica, la confiable, la que me llevará seguro al otro lado de la vida, al mundo por venir.

Roca Firme y Segura

Debido a lo básico del tema, será el deber de cada uno de nosotros como parte del pueblo de Dio’s: Israel, depositario y heredero de La Toráh, aprender a documentar y fundamentar nuestra fe en la roca fuerte y segura de la verdad, como ésta es definida en La Toráh.   Aprender a defender nuestra fe y defenderla y presentar con mansedumbre y firmeza, las evidencias de nuestra firme convicción en la autenticidad de La Toráh y la veracidad y legitimidad de la religión dada a nuestro pueblo, como la única genuina y confiable y que puede ser demostrada científica e históricamente.

No para ufanarnos de ella ni encontrar en esto razón alguna para orgullo o superioridad religiosa, que no existe, sino para dar testimonio de la verdad, de nuestra responsabilidad con la redención y con la comunicación de esta verdad a las naciones a fin de ayudar a Mashiaj en su responsabilidad de eliminar la idolatría y el pecado de la tierra y causar que todos, grandes y pequeños, ricos y pobres, blancos y negros, sabios e ignorantes, encuentren el camino único que nos ha sido dado para refugiarse bajo las alas del Elohim  de Israel, el único Elohim verdadero, hay que notar de manera sobresaliente: Que si el Dio’s de Israel es el Dio’s único y verdadero, entonces el Pueblo de Israel es el único rebaño que tiene sobre la tierra y la religión de Israel la única que El reconoce como real e inspirada de Dio’s.

Origen divino de la Toráh y el Judaísmo

¿Cómo podemos saber que La Toráh tiene un origen divino, que no es invento humano, ni de Moshé ni de Ezra y que el Judaísmo Bíblico es la única religión revelada del cielo tanto a favor de Israel como para el resto de las naciones?

A manera de preámbulo, y siguiendo la lógica de nuestros mayores,  imaginemos por un momento que usted recibe un fax privado y confidencial en su oficina.

El texto del fax dice algo como esto:

Hola, soy el Creador del Universo. He decidido entregar a tu pueblo un libro único de instrucciones por los cuales podréis vivir y encontrar el camino al mundo por venir para bien vuestro.   Será responsabilidad de tu pueblo enseñarlo a las naciones para eliminar la idolatría de la tierra y el pecado para vivir en santidad y causar que todos a una voz, glorifiquen mi Nombre y reciban una oportunidad de entrada a un mundo por venir que os tengo reservado.

En ese mundo por venir no habrá llanto, ni dolor, ni enfermedad. Será una edad eterna donde morará la paz y la justicia para todos. Por favor, mañana en la mañana, ve a tal y tal lugar, donde allí me comunicaré audiblemente contigo. A fin de que sepas que Yo soy el Creador, dentro de una hora habrá un apagón de luz en toda tu ciudad que durará exactamente cinco minutos. Después de ese apagón de luz, escucharás una sirena de policía cruzando frente a tu vivienda  y seis minutos más tarde, recibirás una llamada de los bomberos preguntando si todo está bien en tu casa. Les dirás que sí, que todo está bien  y luego de esa llamada de los bomberos, la policía tocará a tu puerta y te hará una pregunta directa: ¿Ha llamado usted a los bomberos porque hay fuego en su casa? Y les responderás que no, que todo está bien en tu casa.

Ellos se irán, pero uno de los tres visitantes, te dejará una tarjeta de presentación con su teléfono celular diciéndote: “Aquí están mis teléfonos, si necesita ayuda, llámame por favor. Estamos para servirle”.

Bien, exactamente a la hora, ocurre el apagón de luz por cinco minutos. Inmediatamente escuchas la sirena de la policía en su carro patrulla cruzando frente a tu casa y exactamente seis minutos más tarde, te llaman los bomberos y luego, un carro policía con tres hombres a bordo, tocan a tu puerta, exactamente como te fue dicho en el fax.

¿Qué pensarías de todo eso? ¿Sería suficiente evidencia inteligente para comprender que es cierto, que el Creador del Universo quiere comunicarse contigo para revelarte algo extraordinario para bien de tu pueblo y del mundo? Sin duda, toda mente inteligente reconocerá que tales evidencias van más allá de la duda razonable y que es imposible que alguien, sin tener pleno conocimiento del futuro, pueda predecir, con lujo de detalles y en horarios y palabras precisas, todo lo que te fue comunicado por fax.

¿Entendemos el argumento hipotético que hemos presentado? Bien, en términos religiosos, la única religión del mundo que puede reclamar una base histórica confiable, inteligentemente aceptable  y lógicamente válida, es el Judaísmo y el único libro religioso que puede reclamar tal evidencia, es la Toráh de Moshé.   Ningún otro libro ni ninguna otra religión conocida por los hombres, puede presentar estas evidencias que sean históricamente comprobables. El Eterno se le apareció a Moisés en el desierto de Madián.   En un encuentro privado, que no puede ser demostrado históricamente, le dijo por medio de su Malaj (ángel) celestial una serie de hechos y revelaciones que serían presenciadas por todo un pueblo, para que no hubiera duda que el Creador se le había aparecido y le había enviado un mensaje y confiado una misión.

 En otras palabras, le envió un fax….

Moshé, Moshé, no te acerques, quita las sandalias de tus pies, porque el lugar donde estás parado es sagrado. Yo soy el Elohim de tu padre, el Elohim de Abraham, Yitzjak y Yaakov.  He visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto y he escuchado su clamor y estoy consciente de sus sufrimientos. Y he descendido para librarlos de la mano de los egipcios y para sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y espaciosa, que mana leche y miel… ven te enviaré a al faraón, para que saques a mi pueblo, los hijos de Israel, de Egipto. Yo estaré contigo y la señal para ti de que soy yo el que te ha enviado será esta: cuando hayas sacado al pueblo de Egipto, adorareis a Elohim en este monte. Yo soy el que soy. Así dirás  a los hijos de Israel: Yo soy  me ha enviado a vosotros.  Pero yo se que el rey de Egipto no os dejara ir, si no es por la fuerza.  Pero yo extenderé mi mano y heriré a Egipto con todos los prodigios que haré en medio de él, y después de esto, os dejará ir.

Moisés replicó: Me dirán: “No se te ha aparecido Elohim”.  En otras palabras, cómo les demuestro que es cierto que Tú me has enviado.¿Qué es eso que tienes en tu mano? Una vara. Échala en tierra. Y  la echo en tierra y se convirtió en una serpiente. Extiende tu mano y tómala por la cola. Y así lo hizo, y se volvió vara en su mano.   Por esto creerán que se te ha aparecido YAHWEH, el Elohim de sus padres, de Abraham. Yitzjak y Yaakov. Ahora mete la mano en tu seno. Y lo hizo, y cuando la sacó  he aquí se había vuelto leprosa. Vuelve a meter la mano en tu seno. Y  lo hizo y cuando la sacó, se había vuelto como el resto de su carne.

Así que si no te creen, no obedecen el testimonio de la primera señal, quizás creerán el testimonio de la segunda señal. Y sucederá que si todavía no creen estas dos señales, ni escuchan tu voz, entonces tomaras agua del Nilo y la derramaras sobre la tierra seca y el agua que tomes del Nilo se convertirá en sangre sobre la tierra seca.   Moisés se fue y volvió a casa de su suegro Jetro y le dijo: Te ruego que me dejes ir para volver a mis hermanos que están en Egipto y ver si aun viven. Y Jetro dijo a Moisés: Ve en paz.   Y HaShem le dijo a Moisés, cuando vuelvas a Egipto, mira que hagas delante de Faraón todas las maravillas que he puesto en tu mano…
”.

Y si usted sigue leyendo la historia, Moisés fue, creyéndole a Elohim. Hasta aquí, esta revelación no puede ser comprobada científicamente, históricamente, porque solamente Moisés la recibió.   Para que esta revelación sea científica e históricamente válida, tiene que ser evidenciada por muchas personas de tal manera que no haya duda alguna que es históricamente válida.   Moisés se presentó a los hijos de Israel en Egipto.   Les dio las señales. Vieron la vara convertirse en serpiente. Vieron la serpiente convertirse en vara.Vieron su mano volverse leprosa, vieron su mano leprosa, sanarse inmediatamente.Vieron las aguas del Nilo convertirse en sangre.Y creyeron que Elohim se le había aparecido a Moisés para sacarlos de Egipto. Pero esto no fue suficiente.  En cumplimiento de las evidencias históricas, HaShem sacó a nuestro pueblo de Egipto, hizo ahogar a los ejércitos del faraón, sus jinetes y sus caballos en el mar de Suf tal y como aparece en registros históricos egipcios.

Y al tercer mes de la salida de los hijos de Israel de Egipto, se les apareció en una nube, al pie del monte Sinaí, en presencia de decenas y decenas de miles de personas.   Todos vieron el monte humeando, todos vieron el fuego y el sonido del shofar. Todos experimentaron los truenos y el temblor. Todos oyeron la voz, sin ver rostro, hablando con ellos y con Moisés. Y solamente después que todo un pueblo presenció aquello, cuando no había la más mínima sombra de duda de que estaban en presencia del Elohim de Israel, de Su Revelación y de Sus propósitos, el Eterno pidió a Moisés que subiera él solo al monte para entregarle el resto de la revelación. Solamente una revelación así puede reclamar un origen divino y ser demostrada científica e históricamente.  Excepto que tengamos estas evidencias históricamente ciertas y comprobables, cualquiera puede venir con una historia de estas.    Es decir, con una historia de una revelación privada y fabricada que no pudo ser jamás documentada por nadie.

Este es el caso del Cristianismo por ejemplo.¿Quién puede comprobar científica e históricamente que la visión que vio el emperador romano Constantino, padre y fundador del cristianismo moderno, es válida? Este es el caso del Islamismo, por ejemplo. ¿Quién puede demostrar que las revelaciones que Mahoma afirmó recibir fueron histórica y científicamente válidas?¿Quién puede demostrar que la visión de Cesar Castellanos es de Dio’s y con su G12 ve a alcanzar al mundo, cuando la palabra dice que: No es con ejército ni con fuerza? Nadie, todo es privado y confidencial.   Pues yo también puedo aparecer mañana con otra historia y decir:

“Señoras y señores, os tengo un anuncio muy importante: El Señor se me apareció y me dijo que desde ahora en adelante, tiene una nueva Biblia para nosotros, una nueva Toráh y una nueva religión.   Me dijo también que ya la Toráh que ustedes conocen no vale nada, ha caducado.  Vuestra religión, predicada por Moisés y por los profetas  y testificada por miles y miles de hijos e hijas de Israel ha pasado de moda. Yo me he buscado un nuevo libro, una nueva religión y un nuevo pueblo. Lo demás está abolido. De ahora en adelante debéis creer solamente lo que yo os diga”.

Bien, recibo este fax  y me presento con este fax delante de Abraham, Yitzjak y Yaakov, delante de Moisés y delante de Josué y delante de Samuel y de los profetas y les digo:

“Avraham, Yitzjak, Yaakov; Moshé, Joshua y Samuel, Melej David y todos vosotros, los padres y jueces y profetas de Israel escuchen bien: He cambiado mi mente. Ya todo lo que ustedes enseñaron no vale, pasó de moda, ha sido sustituido para siempre, porque no sirve ya más, fueron solamente hasta Juan, de ahora en adelante hay algo nuevo, que a mi me ha sido revelado. Escucha Moshé, escucha Eliyahu Hanaví (Elías Profeta): Israel ha dejado de ser el pueblo escogido y ha sido reemplazado por otro pueblo. Ellos tienen ahora una nueva Toráh y con una nueva ley. Así que de ahora en adelante, olvidaos de todo, y creed en la nueva revelación que yo he recibido. Si no creéis en esta nueva ley y en esta nueva religión, todos pereceréis y os iréis al infierno”.

¿Piensa usted que Moisés me creerá?

El Testimonio de la Palabra, la Historia y la Ciencia

 La Toráh dice: “Secase la hierba, marchitase la flor, pero la palabra de nuestro Elohim permanece para siempre”La Toráh dice: “A pesar de esto, cuando estén en la tierra de sus enemigos, no desecharé a Israel ni los aborreceré tanto como para destruirlos, quebrantando mi pacto con ellos, porque  YO SOY YAHWEH SU ELOAH, sino que por ellos me acordaré del pacto con sus antepasados que yo saqué de la tierra de Egipto a la vista de las naciones para ser su Eloah. Aní HaShem”  (Vayiqrá-Levíticos 26: 44,45)

¿Qué piensa usted que me dirá Avraham, Yitzjak y Yaakov, Moshé Rabenu, Joshua, Samuel y el resto de los profetas?¿Me harán caso? ¿Se postrarán delante de mí y aceptarán mi testimonio?   Aunque ellos lo hicieran, no sería válido, porque para ser válido, tiene que ser científica e históricamente cierto, es decir, verificable por Israel y por las naciones. En otras palabras, para que mi fax sea auténtico, Elohim tiene que resucitar a Avraham, Yitzjak y Yaakov y a todo el pueblo de Israel que estuvo al pie del monte Sinaí y decirles en presencia de todos nosotros:

“Hey, escuchen, he cambiado mi mente, y de ahora en adelante, solamente es válido lo que diga Fulano o Perengano, mi siervo”.

¿Ha ocurrido esto alguna vez?  ¿Quién puede dar testimonio de que esto haya ocurrido? Ninguna religión del mundo podrá jamás hacer tal reclamo ni presentar estas evidencias como nuestro pueblo Israel.   Por tanto, la única cosa que podrán hacer las nuevas y creadas religiones es apoyarse en nuestra verdad para derivar de ellas las suyas.No más. En otras palabras, las religiones creadas por hombres aceptarán nuestra Biblia solamente en la medida en que puedan afirmar sus reclamos, de ahí en fuera, la rechazarán con todas sus fuerzas.   El Cristianismo venido de la supuesta revelación recibida por Constantino, aceptará nuestra Biblia solamente en tanto prueba sus reclamos.  Lo mismo lo hará el Islamismo y el Mormonismo y las demás religiones semejantes, basadas todas en revelaciones privadas, científica e históricamente no comprobables y teológica y proféticamente falsas, como veremos oportunamente.  

El Cristianismo de Constantino inventó a un Jesús romano que no tiene nada que ver con el Yeshúa judío.  Lo hizo la antítesis del Elohim de Israel y lo vendió al mundo que controlaba política y religiosamente, para asegurarse su perpetuidad política. Además, tomó a Rav Shaúl, el apóstol Pablo y quitándole su Talith de oración, lo vistió de filósofo para lanzarlo al mundo como el representante de una nueva religión, negación del Judaísmo, su antítesis y su más acérrimo enemigo. Este Pablo inventado por Roma no tiene nada que ver con el talmid (discípulo) del Yeshúa judío. Debemos todos estar persuadidos de que no fue Pablo, sino los filósofos romanos bajo la influencia del emperador Constantino, y bajo mucho debate y coerción, buscando la paz, el bien y la gloria del imperio, no el Reino de los Cielos y su justicia, los que crearon y proclamaron otro Yeshúa, otro evangelio y otro espíritu.

En otras palabras, que el Yeshúa del primer siglo, el Yeshúa judío, el Yeshúa de los Escritos Nazarenos (comúnmente llamado nuevo testamento) no tiene nada que ver con el Jesús fabricado en aquel laboratorio político disfrazado de religión montado en Nicea 325-327 y esto podemos comprobarlo con la historia y la investigación personal. Los discípulos originales de nuestro Rabí HaKadosh (El Santo Maestro), fueron todos tzadikim (justos) del primer siglo, judíos piadosos, observantes de la Toráh y creyentes en los profetas (Maaseh/Hechos 21:20, 24:5, 24:14).    Lo que salió de Nicea y de los siguientes sínodos romanos, está basado no en la Toráh y en los profetas, sino en las creencias paganas de las naciones que conquistaban a las cuales se les quiso barnizar de religión usando nuestras propias escrituras como evidencia. 

Esa religión post-primer siglo, está llena de costumbres, prácticas y presuposiciones religiosas de origen pagano para poder mantener la unidad política del imperio con una religión que fuese lo suficientemente amplia culturalmente, como para retener consigo a todos los grupos étnicos que iban siendo conquistados políticamente.

Esto es lo que explica por qué una minoría de creyentes que no aceptó tales imposiciones y falsificaciones, juntamente con los judíos, fueron perseguidos, maltratados, quemados en hogueras y declarados herejes por aquella ramera teológica, madre de todas las otras que han venido detrás de ella, que aunque han encontrado verdades que han restaurado no han ido totalmente a las raíces originales. Esto es lo que explica por qué hubo siempre protestas y reformas y gritos de reformas por todos lados.    Y esto es lo que explica por qué esas reformas, aun incompletas, tienen que ser finalmente consumadas para que los herederos de la promesa de la vida dada a las naciones, encuentren su herencia y su verdadero lugar junto al pueblo de Israel. En todo caso, aquí tenemos la primera evidencia del origen divino de la Toráh: es la única revelación que puede ser comprobada científicamente por medio de la historia.  Todas las demás religiones que reclaman escrituras inspiradas divinamente, separadas de la Toráh y sustitutivas de la Toráh, lo hacen basados en visiones y revelaciones privadas, no comprobables ante el pueblo ni ante las naciones.

Solamente una revelación que haya sido dada “a la vista de las naciones”, solamente una revelación que pueda ser comprobada por todo ojo (el que lee entienda), puede venir del Cielo.   Cualquier otra revelación que no tiene la evidencia de la Toráh, en el mejor de los casos no es sino permisión del cielo para ayudar a nuestro pueblo a mantenerse firme en la Toráh, a no apartarnos de la Toráh, a no destruir ni una “yud ni una tilde”  de la Toráh, como nos fue enseñado.   Porque fue dicho que cualquiera que viniera con revelaciones y sueños particulares e incluso con evidencias en sus manos, como algunos milagros, pero que tengan la intención de separarnos de nuestro Eloah y reemplazarlo por otro dios, o separarnos de la Toráh y reemplazarla por otra toráh, que la dada por intermedio de Moshé Rabenu, debemos conocer, por anticipado, que se trata de una prueba, para ver si nos vamos a mantener firmes a La Alianza Eterna que fue dada desde Sinaí.

A tal vidente y sonador de sueños no debemos escuchar ni sus enseñanzas seguir.   De hecho, los profetas nos advirtieron de un falso profeta que vendrá al mundo e intentará cambiar la ley de Elohim y sus fiestas y tiempos señalados (Daniel 7:24-27) (11:36,38,43).   Pero aquí tenemos el primer pilar de nuestra fe, de nuestra absoluta confianza que sí podemos saber que nuestra Toráh tiene origen divino, que no es invento humano, ni de Moshé ni de Ezra y que el Judaísmo bíblico es la única religión revelada del cielo tanto a favor de Israel como del resto de las naciones. ¿Cuál es este pilar? Que es la única revelación que puede ser comprobada científica e históricamente, porque no fue dada en ningún rincón, sino a pleno luz del día, ante miles y miles de personas, a la vista de las naciones, para que todos sepan que viene de Arriba, de nuestro Padre Celestial y fue la que Yeshúa enseño y ordeno a sus discípulos seguir y practicar:

Yeshúa dijo (Mateo 23:2-4):

-          Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; más no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen. Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. (Reina Valera 60)

-          Después Jesús les dijo a sus seguidores: "Los maestros de la ley y los fariseos tienen la autoridad de explicar la ley de Moisés. Así que hagan caso de todo lo que ellos les dicen. Pero no sigan su ejemplo porque ellos no hacen lo que ellos mismos dicen. Ellos cargan a la gente con reglas estrictas y difíciles de cumplir. Los obligan a cumplirlas, pero ellos ni siquiera quieren mover un dedo para obedecerlas.  (Palabra de Di-s para todos)

-          Tiempo después, Jesús les dijo a la gente y a sus discípulos: "Los fariseos y los maestros de la Ley son los que más conocen la ley de Moisés. Ustedes deben hacer todo lo que ellos digan; pero no hagan lo que ellos hacen, porque enseñan una cosa y hacen otra. Imponen mandamientos muy difíciles de cumplir, pero no hacen ni el más mínimo esfuerzo por cumplirlos.  (Biblia de Lenguaje Sencillo)

En cualquier versión que se lea, quedan más que claras las siguientes cosas:

-          Si la Ley revelada a Moisés ya no debería ser más practicada, aquí era un buen momento para que Yeshúa lo dejara bien definido para sus discípulos y oyentes.

-           Yeshúa el Mesías reconoce La Ley de Moisés como algo correcto y adecuado sobre que asentarse o establecerse pero no encima de ella como lo hacían los fariseos sino correctamente dentro de ella.

-          Yeshúa esta diciendo a sus discípulos que deben hacer lo que les enseñen de la Ley de Moisés, en consecuencia del correcto judaísmo que emana de ahí.

-          Yeshúa esta dejando en claro que no se debe seguir ninguna otra enseñanza, ni ningún otro invento de religión que los hombres hagan.

-          Que hay que seguir el judaísmo que resulta de la Toráh y no el que los hombres se han inventado añadiendo otras cosas poniéndolas como iguales a la Toráh.

Esto dicho es la razón por la que El Sheliaj Shaúl/Pablo dice que todos los que siguen las pisadas del Nazareno, creen todo lo que esta escrito en la Ley y en los profetas.   Y esto otro es la razón por la que el cristianismo no quiere guardar la ley de Di-s, y la da por abolida (Tehilim/Salmos 119:126) “porque anda conforme a la carne y no conforme al espíritu y los que andan conforme a la carne no se sujetan a la Ley de Di-s, ni tampoco pueden y los que viven según la carne (no según la Ley de Di-s) no pueden ser agradables a Di-s” (Romiyim/Romanos 8:5-8)

 

 
  Hoy habia 10 visitantes (17 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=