OR TESHUVA
  5. Di-s es Espíritu
 

V
Di-s es Espíritu


Introducción:

“YAHWÉH es Espíritu” son las palabras que dijo nuestro Rabí Yeshúa El Nazareno (Testimonio de Yohanán/Juan 4:24) y de acuerdo a la Escritura nadie conoce de forma tan perfecta al Padre Eterno como su Hijo Amado, el cual describe la total personalidad de YAHWÉH: El es Espíritu”.   A la luz de estas palabras se distingue de modo esencial del mundo, que ha creado.  El ha sido Espíritu eterno, es la eternidad, mientras que todo lo que es creado está sujeto al tiempo contingente.

El es Plenitud de vida, y como tal se distingue de todo lo que vive en el mundo visible.  Se trata de una forma “vida” que hay que entender en el sentido altísimo que la palabra tiene cuando se refiere al Eterno que es espíritu, espíritu puro, de tal manera que es inmenso e invisible.   No encontramos en El nada mensurable según los criterios del mundo creado y visible ni del tiempo que mide el fluir de la vida del hombre, porque Di-s está sobre la materia, es absolutamente 'inmaterial'.   

Sin embargo, por “Espíritu” no debemos entender solamente la forma incorpórea del Eterno sino más bien su atributo principal: El es Espíritu, mas sin embargo decir que sólo es inmaterialidad nos deja un concepto muy corto del Eterno.    Dos afirmaciones si podemos establecer de la expresión “Di-s es Espíritu”: 

Di-s es una única substancia espiritual, totalmente simple e inmutable.

-   Di-s es infinito por inteligencia, voluntad y toda perfección.

Lo que expresa: Es Espíritu

La palabra “Espíritu” en hebreo se dice “Rúaj” lo cual significa correctamente en español: Aliento, Viento, Soplo.   Sin embargo nuestro Di-s no es meramente un viento o aire, esto no es lo que el término quiere completamente significar, sino más bien que:

-  El es: “Invisible a los ojos naturales” (1 Timoteo 6:15-16)

El es “multiforme” la forma o estado en que existe no le sujeta o limita.

El propio Yeshúa definió qué es un espíritu, y señaló que es diferente en forma de un ser humano, lo mismo que un cuerpo físico, después de su resurrección, es diferente en forma a antes de morir, lo que nos indica que Di-s tiene un cuerpo espiritual multiforme; Él les dijo a sus discípulos:

Tóquenme y vean; un fantasma [griego, pneuma,"espíritu"] no tiene carne ni huesos, como yo tengo (Uri/Lucas 24:39).

Un espíritu no tiene carne ni huesos es decir es distinto en forma, pero de que tiene una forma de existir la tiene.   En el caso de Di-s, Él existe, tiene una forma de existencia el detalle es que se habla de Él como ser invisible, por tal razón no se puede describir la grandeza de la forma en la que existe El Eterno (Carta a Qolasiyim/Colosenses 1:15) (Carta a Romiyim/Romanos 1:19-20) (Carta Alef a Timotios/1 Timoteo 1:17).  Entonces, Él es Espíritu, pero no porque sea un mero aire en movimiento, sino porque es Invisible a los ojos y su forma de existencia no le sujeta a tiempo y espacio, eso es lo que la expresión “Di-s es Espíritu” nos quiere explicar.

Di-s es Espíritu Perfecto

En el Sermón de la Montaña Yeshúa exhorta:

Por tanto, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto (Testimonio de Matityahu/Mateo 5:48).

La infinita perfección de Di-s está constantemente presente en las enseñanzas de Yeshúa. Su infinita perfección le hace poseer atributos y cualidades que lo identifican como tal.   Sólo El Eterno es Bueno y posee la perfección infinita de la bondad.  El Eterno es la plenitud de todo bien.   Así como El 'Es' toda la plenitud del ser, del mismo modo 'Es bueno' con toda la plenitud del Bien.  Esta plenitud de bien corresponde a la infinita perfección de su Voluntad, lo mismo que a la infinita perfección de su entendimiento y de su Inteligencia corresponde la absoluta plenitud de la Verdad, subsistente en El en cuanto conocida por su entendimiento como idéntica a su Conocer y Ser. El Eterno es espíritu infinitamente perfecto, por lo cual quienes lo han conocido se han hecho verdaderos adoradores: Lo adoran en espíritu y verdad.

Di-s es Espíritu: Una presencia incorpórea

Este Único Di-s de quien venimos hablando es una presencia incorpórea y la forma más entendible de decirlo es: Espíritu; así se revela en La Toráh en Bereshit /Génesis 1:1-2:

"En el principio creó El Poderoso los cielos y la tierra.  Y la tierra estaba desordenada y vacía y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu del Poderoso se movía sobre la Faz de las aguas".

Sin embargo la Traducción de la Toráh del Midrash (Comentario legal, exegético y homilético)  de fuente judaica dice:

-  En el comienzo de la creación del Eterno del cielo y la tierra.   Cuando la tierra estaba informe y vacía con oscuridad sobre la superficie del abismo y la presencia divina flotaba sobre la superficie de las aguas.

Se nos deja ver claramente que el estado de existencia de Di-s es “una presencia incorpórea” como un fantasma, que aunque no tiene cuerpo ni huesos si tiene una forma.

Esta misma observación nos reflejan los siguientes versos:                            

"El Espíritu de Di-s me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio la vida" (Yob/Job 33:4).

David así lo concebía:

"¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿A dónde huiré de tu presencia?" Tehilim/Salmos 139:7.

La presencia divina es incorpórea (Espíritu) por lo cual no está limitado a tiempo y espacio (Tehilim 139:8-12), sin embargo su estado de existencia es realmente de forma alguna.  Igualmente podemos expresar que lo referido aquí como el Espíritu de YAHWÉH no es otra persona o cosa sino YAHWÉH mismo sin embargo el “aliento” o “soplo” de su boca una emanación de Él.    Por ello el Espíritu de YAHWÉH estaba obrando sobre las aguas, por ello tiene el poder de crear y dar vida y por ello nadie puede esconderse de Su presencia.

¿Y los textos que dicen que vieron a YAHWÉH?

Es obvio que cuando la Escritura declara que nadie ha visto a Di-s, se refiere a su naturaleza o esencia, “Espíritu” lo cual significa que es invisible al ojo humano.  Sin embargo Daniel nos describe lo siguiente:

-   Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego y las ruedas del mismo fuego ardiente.   (Daniyel 7:9)

La referencia aquí es hecha acerca del Eterno, no de Yeshúa el cual es mencionado versos más adelante (verso 13) y se expresa que su forma es la de un anciano de días, sin embargo no se puede pensar en un viejito con canas blancas, lo cual no es lo que Daniyel quiere darnos a entender, sin embargo lo que Daniyel expresa es la interpretación de lo que vio y en dicha interpretación él puede percibir al Di-s Poderoso con forma de un ser humano aunque en otro nivel o estado de existencia.

Esta forma de un ser humano está reflejada en la manifestación del Todopoderoso a Moisés, aquí no fue una visión como la de Daniyel sino un momento real y vivo (Shemót 33:18-23).

En Yeshayahu/Isaías 6:1; Bereshit/Génesis 18:1-3; Shemót/Éxodo 24:10; Bemidbar/Números 12:6-8, de igual forma se nos expresa que se ha visto a Di-s   ¿Cómo reconciliamos las declaraciones de la escritura, que a Di-s nadie le vio, y las que nos dicen que algunos vieron a Di-s?   Sencillamente a Di-s nadie le vio en su naturaleza o esencia, porque siendo Espíritu es invisible al ojo humano.   A Él le vieron en sus manifestaciones, porque Di-s siendo invisible usó formas visibles para manifestarse a sus siervos.  Además las declaraciones: "A Di-s nadie le vio jamás; y a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver", están completadas por manifestaciones que lo revelan o lo revelarán.   Aquí es donde entra Yeshúa que ha existido siempre en compañía del Padre mucho antes de la creación del mundo.   El es el “Ángel de YAHWÉH” mencionado en las Escrituras quien lleva El Nombre del Padre (Testimonio de Yohanán/Juan 1:18) (Carta a los Ivrim Netzarim/Hebreos Nazarenos 1:3) (Carta a Qolasiyim/Colosenses 1:15).   De esto hablaremos en otro estudio.

Con estos pasajes se confirma claramente que Di-s siendo Espíritu (invisible al ojo humano), se ha revelado, manifestado, o mostrado visiblemente para tratar con el hombre.  Estas escrituras nos demuestran que a YAHWÉH El Padre sólo lo vemos en el rostro de Yeshúa El Hijo; o dicho de otra manera, el único Di-s que el hombre verá es Yeshúa.  La Miqráh/Escritura no usa la palabra persona para referirse al Eterno, y mucho menos habla de tres personas. El término personas designa al hombre.

 "Entonces YAHWÉH El Poderoso formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente (alma o persona viviente) Bereshit 2:7.  (Versión Israelita Nazarena)

“Y El Eterno y Poderoso formo al hombre del polvo de la tierra y le exhalo en sus fosas nasales el alma de vida y el hombre se transformo en un ser vivo” (Toráh del Midrash)

Llamar a Di-s persona es limitarlo. La Miqráh/Escritura/Biblia lo define: "Di-s es Espíritu", lo cual indica que es una presencia incorpórea, invisible al ojo humano, todo espíritu, toda materia, todo tiempo y toda energía (1 Timoteo 6:15-16)

Conclusión:

Aunque Di-s no tiene un cuerpo, describe su actuar con su pueblo; como por ejemplo "su brazo poderoso" (Shemót/Éxodo 15:16). Di-s también se describe como que tiene un rostro, manos, dedos y espalda (Tehilim/Salmos 27:8; 10:12; 88:5; Devarim/Deuteronomio 9:10; Shemót 33:23).    También, a Di-s se describe como que habla, camina, ríe y llora.  Tales antropomorfismos son símbolos poéticos o metáforas que representan algo que por otra parte sería indescriptible, porque Di-s en un ser invisible y desconocido.   Tales símbolos de Di-s están siendo condescendencias hacia nosotros.  Él puso en letras para que nosotros podamos entender.  Nosotros tenemos que tener alguna manera de describir la relación de Di-s con nosotros. La única manera que esto puede ocurrir es a través de símbolos que son entendibles a nuestras mentes finitas.

 

 
  Hoy habia 3 visitantes (37 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=